Síguenos en: Menu

La cultura de mentir de este régimen


Enero 14, 2015

Desde un comienzo este régimen ha venido cultivando una persistente campaña mediática (controlan más del 80% de los medios de comunicación entre medios impresos y audiovisuales) de mentir cada vez más descaradamente, pretendiendo ocultar la escasez, la inflación, el desempleo y la creciente inseguridad de vidas y bienes. Repiten las mismas mentiras utilizando la máxima del Ministro de Propaganda Nazi Joseph Paul Goebbels de que "una misma mentira repetida muchas veces, se convierte en verdad ante la opinión pública". El alto gobierno anuncia planes que no se cumplen, basta citar por ejemplo el plan Siembra petrolera que ofrece producir 5.835.000 barriles de petróleo para el año 2012 y hoy estamos produciendo menos de 3.000.000 barriles diario. Han anunciado más de 22 planes contra la inseguridad y ésta se viene incrementando cada vez más. Han denunciado unos cuantos sabotajes eléctricos y ninguno ha sido demostrado. Acusan a los empresarios y adversarios de una guerra económica cuando la verdadera guerra económica es la que viene aplicando el gobierno con la destrucción del aparato productivo, expropiando empresas, amenazas a la propiedad y la aplicación de leyes cada vez más restrictivas que desestimulan la inversión.

Ya están hablando de que no hay escasez, sino una sensación de escasez, recordando la tristemente célebre frase de la ex defensora Gabriela Ramírez de que aquí no hay inseguridad sino una sensación de inseguridad… Ahora el alto gobierno está hablando de un plan desestabilizador, cuando la oposición tiene tiempo desmovilizada, hablan de un supuesto complot contra el gobierno, cuando éste es el único que puede dar golpes de Estado teniendo todos los poderes públicos y el poder total de las armas. Han hablado de un supuesto paro nacional que la oposición no lo ha anunciado, rechazando tales propósitos que ha inventado el gobierno para culpar a los adversarios: Es la errática actuación de un gobierno inepto, corrupto y despilfarrador que ha agotado las reservas internacionales, hoy insuficientes para atender las importaciones y el servicio de una deuda externa que ha aumentado de 30.000 millones de dólares a más de 200.000 millones de dólares. Entre la destrucción del aparato productivo y el atraco a las reservas internacionales, está la causa fundamental de la escasez y la alta inflación. Volveré sobre el tema.

Rafael Piña Pérez
Presidente de la Academia de Ciencias Económicas del Estado Zulia.
pprafael1912@hotmail.com