Síguenos en: Menu

La culpa es de la vaca


Diciembre 17, 2014

Impresiona el "caradurismo" del gobierno al no hacerse responsable de ningún problema. Cada vez que surge un conflicto, se lavan las manos como Poncio Pilatos y le echan la culpa a factores externos. Recordemos cuando hace un tiempo surgieron los apagones y con estupor vimos como pregonaron que la culpa era de una iguana. Cuando no hay agua por falta de mantenimiento, por no tomar previsiones, por no acometer las obras que requiere el abastecimiento de agua potable a la población, dicen que es porque no ha llovido o por el cambio climático. La crisis penitenciaria es atribuida a los presos o como ellos los llaman a los privados de libertad.

La escasez y la inflación son por la ficticia "guerra económica". Las colas para comprar productos de higiene personal, comida o cualquier cosa obedecen a que la gente tiene tanto dinero que no hace otra cosa sino comprar. El contrabando de extracción no es por la existencia de mafias que con la anuencia de los que deben resguardar las fronteras no lo hacen y se enriquecen con los ilícitos. La caída de los precios del petróleo es por culpa del imperio. La subida escandalosa del dólar paralelo no es porque hay poca oferta, sino por culpa de los especuladores. Que no haya pañales ni para niños ni para adultos, desodorante, champú tampoco es su responsabilidad, en fin, sobran los ejemplos de la irresponsabilidad del equipo gubernamental.

No hay pasajes aéreos para viajar al exterior, pero tampoco conseguimos para viajar al interior del país. Muchas familias no podrán unirse en los días navideños ante la imposibilidad de conseguir un boleto, pero una vez más el gobierno se hace la vista gorda. El colmo es que ni siquiera el ferry que opera desde La Guaira a Punta de Piedras va a estar prestando servicio justamente en estos días de vacaciones cuando muchos se disponen a disfrutar las vacaciones o desean visitar a sus familiares. Cuando expropiaron a Conferry lo hicieron bajo la promesa de que iban a optimizar el servicio y ahí están los resultados, no mejoró el enfermo sino que se agravó. Las enormes colas para surtir gasolina no merecen ni siquiera una explicación. Y a todo esto debemos agregar que si los medios informan los acusan de desestabilizadores o los compran para silenciarlos, para que oculten la realidad y muestren un país próspero, maravilloso, irreal.

Fantasmas, guerras, la victimización es el camino que han elegido para no asumir el fracaso de las políticas económicas, sociales, de seguridad que han dado como resultado la grave crisis que padecemos y sufrimos los gobernados. Por más que pretendan endilgar la culpa de su fracaso a otros, la gente no se come el cuento, cada día crece el descontento, la desesperanza, la incertidumbre, la angustia de las familias que no consiguen ni un kilo de leche para darles tetero a sus muchachos. La culpa es la de vaca, dirían ellos, la realidad no se puede ocultar con excusas irresponsables y fantasiosas.

Noel Álvarez
Coordinador Nacional de "Gente" Generación Independiente

@alvareznv