Síguenos en: Menu

La crisis y el Gobierno


Septiembre 24, 2014

Cada vez se acentúa más el deterioro generalizado del país, y la indefensión de los venezolanos ante la crisis es total. Es impresionante ver cómo para Nicolás Maduro y el alto Gobierno los problemas reales de los venezolanos no son una prioridad; mientras que sí lo es mantenerse en el poder a punta de demagogia, manipulaciones y represión.

Las protestas cada vez son más numerosas, pero las respuestas del Gobierno no llegan; la inconformidad por la inseguridad, el alto costo de la vida, el desabastecimiento, la falta de servicios públicos y el precario sistema de salud se refleja en todos los niveles de la sociedad y se observa en la totalidad de los estados del país. Esta semana vimos que en San Juan de los Morros, estado Guárico, las Madres Procesadoras de Alimentos de las escuelas de esa entidad salieron a la calle a exigir una mejor remuneración, porque resulta que ganan sólo 60 bolívares al día y no les alcanza para vivir; en el Zulia los trabajadores de la Petroquímica están en protesta permanente pidiendo un nuevo contrato colectivo; lo mismo ocurre en Bolívar con los trabajadores de Sidor y las Empresas Básicas de Guayana; por su parte en Nueva Esparta la ciudadanía tuvo que salir a manifestar porque los apagones son a diario; mientras en Caracas, los residentes de unos edificios de la Misión Vivienda en la avenida Nueva Granada reclamaban por el colapso de las tuberías y cloacas del lugar.

Si tocamos el punto de inseguridad y la salud la situación es mucho más dramática. En Caracas durante lo que va de año al menos 64 mujeres y 86 funcionarios de seguridad han sido asesinados; el fin de semana del 15 de septiembre, 53 venezolanos ingresaron a la Morgue de la ciudad capital, entre los que estaba una niña de 10 años a quien mataron de un disparo en la cabeza. Si nos vamos al estado Bolívar los habitantes de Ciudad Guayana tomaron las calles para protestar porque en los primeros 15 días de este mes hubo 36 homicidios sólo en esa localidad.

En cuanto a la salud, en el país la escasez de medicamentos supera 60%; los hospitales no tienen reactivos para hacer exámenes y diagnosticar a los pacientes, tampoco tienen insumos para realizar diálisis, ni materiales para atender las emergencias. En el hospital Luis Ortega, de Porlamar, los médicos tuvieron que suspender 300 operaciones electivas en los últimos días porque no hay aire acondicionado en los quirófanos. Lo más grave es que el Gobierno parece estar desbordado por el virus Chikungunya, pero se niega a divulgar las cifras de los casos y a dar una respuesta profesional a la población. Sólo salió Maduro con la "elocuencia" que lo caracteriza a decir que estábamos ante una posible "guerra bacteriológica".

A pesar de que es el Gobierno el único responsable de lo que hoy estamos padeciendo, porque llevan 15 años en el poder imponiendo, con absoluta premeditación, un modelo político y económico que los mantiene enchufados en el poder, pero que arruinó al país; pretenden, para no asumir las consecuencias de sus decisiones, hablar como si estuvieran llegando a Miraflores y endilgarle todos los problemas actuales a los gobiernos anteriores y a factores extranjeros; por eso ocurren declaraciones tan infelices como las de Maduro con la "guerra bacteriológica" o las de Rodríguez Torres cuando dijo hace un mes que los índices de violencia en el país son producto de "la inercia de los gobiernos pasados". Pero el pueblo no es tonto y cada vez son más los que, lejos de creerles, se ofenden.

Tomás Guanipa

@tomasguanipa