Síguenos en: Menu

La capitulación de Irán y Cuba


Abril 27, 2015

Parte I
El acuerdo alcanzado entre el grupo G5+1 y la República de Irán a principios del mes de abril del presente año, con el propósito de monitorear el programa nuclear iraní por los próximos 25 años, a cambio de la suspensión de las sanciones económicas impuestas por el mundo Occidental sobre el régimen de Teherán (Irán), significa la capitulación de los más acérrimos enemigos del mundo Occidental. El G5+1 logró doblegar el proyecto iraní de construir una bomba atómica. Por otra parte, en Panamá los Estados Unidos y Europa agarraron al toro por los cachos, imponiéndole a Cuba y a sus tiranos, los hermanos Castro, el cumplimiento de 4 exigencias fundamentales como condición sine-quanón para poder la isla ingresar al mercado financiero y económico internacional. ¿Qué llevó a Irán y a su régimen teocrático-fundamentalista a doblar su cerviz frente a Occidente? Su arruinada economía que empobreció al pueblo persa como efecto de las acciones impuestas por el mundo capitalista, por sus constantes violaciones a la normativa de la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEIA), quien supervisa las plantas para evitar proliferaciones de armamento de destrucción masiva en el mundo. Irán está ávida por volver a venderle su petróleo y demás derivados a Europa, India y Japón, sin tantas asfixiantes restricciones.

Por el otro lado, cabe la misma interrogante: ¿Qué llevó al régimen castrista-comunista a "pedir cacao" a Europa y los Estados Unidos? Los efectos del largo embargo comercial y las restricciones a las remesas e inversiones en dólares de los cubanos en libertad a sus parientes pobres encarcelados a cielo abierto en la isla-prisión.

Estos dos hechos tienen grandes consecuencias para la futura conformación geo-política en el mundo: En lo que respecta a América Latina, los beneficios que acarreará la capitulación del castro-comunismo son inmensos, derivadas de las cuatro condiciones que le impusieron a Cuba desde el pasado año 2.014, que son: 1) Respeto a los Derechos Humanos; 2) Liberación de los presos políticos; 3) Respeto a la propiedad privada, la libre iniciativa particular y libertad de expresión; y 4) Sacar sus manos de Venezuela. En los tres primeros puntos ya ha habido un tenue avance; embrionario, si se quiere, por ahora. En lo que respecta a la 4º. Condición, vale decir, sacar su injerencia de Venezuela, aún no ha sucedido nada, puesto que Raúl está tratando de negociar su carta más valiosa, como lo es la presa colonial de nuestro país y su riqueza, a través de su lacayo Nicolás Maduro. Venezuela tiene muchas riquezas naturales y una enorme reserva de petróleo y el astuto cubano no la irá a soltar así no más, mientras no tenga en sus manos sólidas garantías económicas y la seguridad de impunidad para sus agentes en la propia isla así como para sus lacayos y cómplices en la patria de Bolívar.

¿Quién saldrá más beneficiado en ambas situaciones y en qué medida? De eso nos referiremos en una próxima entrega. Continuará…

Kaled Yorde