Síguenos en: Menu

La arrogancia en el poder por: Neuro Villalobos Rincón


Agosto 26, 2016

''Las personas con escasos conocimientos tienden sistemáticamente a pensar que saben mucho más de lo que saben y a considerarse más inteligentes que otras personas más preparadas''. Efecto Dunning-Krugger

En días atrás el caradurismo hecho carne en el poder manifestó que Venezuela más temprano que tarde tendrá ''un milagro de prosperidad económica''. En realidad se requiere mucho más que un milagro para detener el proceso de regresión a la miseria, la ignorancia y la barbarie a la que nos han impulsado los cultores del atraso con su ''plan de la patria'', o mejor dicho, con su plan de destrucción nacional.

Un gobierno que ha recibido una montaña de dólares en 17 años nos ha conducido a que el país ocupe penosos lugares en los distintos índices de medición que evidencian el desastre en que nos hemos convertido como Nación. El déficit alimentario, más la escasez de vacunas, por ejemplo, afecta directamente a las madres embarazadas y a los niños recién nacidos, lo cual permite predecir a futuro una sociedad de enfermos, con brotes de enfermedades que se creían erradicadas y la muerte prematura amenazando la población no sólo por estas causas sino, además, por la inseguridad reinante.

Como si fuera poco, a la destrucción institucional se le suma el vergonzoso lugar que el país ocupa en el ranking mundial de ''innovación global'', el puesto 120, por debajo incluso de Nicaragua, 116. Este es un índice construido por la universidad de Cornell que toma en consideración indicadores del sistema científico-tecnológico y del sistema de educación superior. Mientras en el mundo se globalizan los principales centros tecnológicos, en Venezuela permanecemos cerrados a la posibilidad de su presencia en nuestro territorio y muy lejos de adoptar como política lo que Oppenheimer denomina ''la diplomacia de la innovación'' que consiste en dedicar diplomáticos y fondos a la promoción de acuerdos y convenios con universidades, centros de investigación y organismos y empresas extranjeras.

Conindustria recién presentó cifras que ilustran el desbarajuste económico del país: 5 millones de hás, hoy improductivas, 8.700 empresas industriales y 400.000 comerciales desaparecidas, mientras el régimen anuncia un general en jefe al frente de la distribución de cada rubro alimenticio, y un currículo escolar en el cual, de 11 áreas disciplinarias, sólo 3 van enfocadas a una formación científica y donde la biología, la química y la física se integran en una sola asignatura. Todo ello responde a ese bodrio ideológico que constituye el plan de la patria que considera como uno de los fines de la educación ''la transmisión de valores socialistas''. A seguir hablando sandeces sobre el imperialismo, mientras los milagros ocurren! Hay que encontrar la salida urgente a esta locura.

NEURO VILLALOBOS RINCÓN