Síguenos en: Menu

Kaled Yorde: Totalitarismo: Lo que se debe tener presente


Octubre 18, 2017

Siempre debemos tener presente la amarga experiencia ocurrida en los países que sufrieron del embate del totalitarismo que provocó guerras mundiales con millones de muertos, esclavitud, ruinas y hambruna de los pueblos.

Nos referimos al totalitarismo tanto de izquierda como de derecha, muy señaladamente el nazismo en Alemania y el comunismo a la rusa y cubano; al Chino-maoísta y el Norcoreano. ¿Cómo funcionan esos regímenes?

El Nazismo fue el más brutal de todos los totalitarismos de la historia de la humanidad. En el de la Revolución izquierdista Rusa, Lenin, quien no llegó a conocer a Marx debido a la diferencia de edad entre ellos, amplió los postulados del segundo. Señalaba lo siguiente: "Puesto que el capitalismo provocaba desigualdad y guerra, ni la justicia ni la paz podrían prevalecer hasta que el capitalismo fuera derrocado".

Marx tenía una visión bastante moderada de lo que el concebía como socialismo. En su libro "El capital", no llegó a concretar cómo se produciría esta situación. Fue Lenin, años después, el que proporcionó el ejemplo: "El Partido Comunista lideraría el proceso, y un único individuo, tal como él lo había hecho en Rusia, lideraría el Partido. La dictadura del proletariado "liberaría" al proletariado. Y como los enemigos de la revolución jamás entregarían el poder voluntariamente, la dictadura emplearía los medios disponibles para conseguir sus objetivos: propaganda, subversión, espionaje, delatores, mentiras, tramposerías, acción encubierta, operaciones militares convencionales y no convencionales, el terror. El fin justificaría los medios, solía repetir a manera de mantra. Seria por tanto, una revolución autoritaria la que libraría a los de abajo, dirigiéndolos desde arriba".

Para Lenin, al igual que para Marx, los intereses de las clases eran incompatibles: Los ricos siempre explotaran a los pobres y estos no tendrán ninguna otra opción que suplantar a los ricos. ¿Acaso también cambiar de rol, explotando esos otrora pobres del proletariado a sus nuevos súbditos los otrora ricos?

Nunca estuvo claro hasta qué punto se proponía Lenin ampliar la dictadura del proletariado. Estaba, eso sí, convencido de que los fines de la revolución justificaban sus medios, incluido el uso del terror y del asesinato selectivo. ¿Pero habría sido este hombre partidario de que toda autoridad se concentrase en manos de un solo individuo (Stalin), con capacidad de encarcelar, exiliar o ejecutar a cualquiera que cuestionara

ese proceso? En estos días y en diferentes lugares del planeta, -mutatis mutandi- ¿Habría sido Lenin partidario de las innumerables trácalas, obstáculos, y caminos tortuosos en los procesos electorales, desanimando y desmoralizando a los que piensan distinto del régimen para así mantenerse en el poder por siempre y a como dé lugar? ¿Pensaría siguiendo a Maquiavelo, que el fin justifica los medios, que la inmoralidad vale más que la honestidad? ¿Se olvidaría por los siglos de los siglos de la honorabilidad, la moral y la decencia a la hora de montar procesos electorales? ¿Ese Partido Único velaría por los intereses del pueblo de manera ecuánime e imparcial o actuaria como un apéndice del dictador de turno? Vale la pena reflexionar sobre tan interesantes cuestionamientos.