Síguenos en: Menu

Kaled Yorde: LA RECETA DE FIDEL / Parte II


Julio 18, 2016

Fidel Castro citó en La Habana el año 2002 al difunto Chávez Frías y al General Guaicaipuro Lameda, a la sazón presidente de PDVSA, para prescribirles una fatídica receta de cómo doblegar la voluntad de los venezolanos y esclavizar Venezuela.

La misma contiene 10 ingredientes, de los cuales ya mencionamos en la pasada entrega 8 de ellos, siendo las más conspicuas, las siguientes: A la gente hay que mantenerla ocupada, aunque sea buscando comida y medicamentos, como un derivado necesario de la política de empobrecimiento colectivo para adormecer toda iniciativa de libertades; también, el asegurarse de algún enemigo externo o interno poderoso para hacer creer que el régimen autocrático defenderá al pueblo de las pretensiones agresivas de ese supuesto enemigo que les viene a subyugar. De igual modo, que en solo tres generaciones era más que autosuficiente para someter a punta de propaganda y represión, a la nación venezolana.

En esta entrega mencionaremos las dos últimas: INGREDIENTE N°. 9: Sea muy permisivo para que se hagan la cosas fuera de la ley; y haga que sea muy difícil hacerlo dentro del marco de la ley. Así forzara a que las cosas se hagan fuera de la Ley y mantendrá a la gente amarrada, comprometida, dominada e inhabilitada. INGREDIENTE N°. 10: Las elecciones son un vitalizador de la esperanza.

En tiempo de elecciones entregue más de lo que esperan y hágale mucha propaganda bien focalizada.

Para realzar la imagen del defensor del pobre, propinele muchos golpes sucios a los opositores: Primero, atienda a los más pobres, son los más baratos. Apoye ascendiendo a los otros estratos sociales hasta donde sienta que es suficiente para ganar elecciones. El resto es "el enemigo para la lucha de clases". Esta Receta de Fidel Castro para poner la democracia venezolana de rodillas se cumplió cabalmente. Lo del desabastecimiento no fue por culpa de ninguna guerra económica, como la bocota del gobierno pregona a los 4 vientos, sino un plan preconcebido, bien articulado y demoniaco, como todas las cosas del Fidel Castro, para someter a la democracia venezolana, mediante el empobrecimiento colectivo.

En cuanto a los defensores a ultranza de la dictadura de Nicolás Maduro, demuestran ser: Grandes ignorantes, o grandes ingenuos, o lo que es peor, cómplices criminales de los que hambrean al pueblo para consolidar a la Cuba comunista en nuestra patria. A su debido tiempo van a tener que rendirle cuenta a sus conciencias y al pueblo!!!.

KALED YORDE