Síguenos en: Menu

JULIO PORTILLO: La mala suerte del Lago de Maracaibo


Febrero 25, 2016

Formado en la era cuaternaria y descubierto por Alonso de Ojeda el 24 de agosto de 1499, no ha logrado el Lago de Maracaibo que ningún gobierno de Venezuela haya apreciado la importancia geopolítica y de riqueza natural que tiene el mayor estuario de la América del Sur, en tanto que mezcla de aguas dulces y saladas.

Las Naciones Unidas vienen insistiendo en que las guerras del futuro serán por agua, refiriéndose a las necesarias para el consumo humano. Más de 80 millones de personas en la América Latina no tienen agua potable. El agua ya es uno de los derechos universales del hombre.

El tema es de actualidad porque el Zulia y su capital Maracaibo padecen la falta de agua. Hace unos días el agonizante gobierno de Nicolás Maduro destinó 700 millones de dólares a la recuperación del río Guaire que atraviesa Caracas. En abril del 2015 el mismo gobierno ordenó plantas desalinizadoras para los Estados Nueva Esparta, Falcón y Vargas, ubicadas en Macanao, Paraguaná y Maiquetía. Sin llamado a licitación internacional se le entregó este negocio a China. No concurrieron Estados Unidos, Israel y Dinamarca, que tienen las mejores empresas de tecnología hidropónica llamada también tecnología azul en el mundo. Casas de familia y edificios están pagando hasta 20.000 Bs, por un camión cisterna con agua.

Los 13.280 Km2 que tiene el área del Lago de Maracaibo, están esperando que se emprenda la adquisición de plantas desalinizadoras y potabilizadoras para pagarle al Lago, lo que le ha dado a Venezuela en materia de servicios, como puerto, con petróleo, riego de tierras, en historia, religión e independencia.

Este Lago no puede seguir convertido en un "arroyo anónimo", ni en un pantano. El Cardenal José Humberto Quintero a propósito de los cuatrocientos cincuenta años del descubrimiento del Lago, llegó a decir que "se trata de un lago de movimiento continuo, es un valle de lágrimas porque lloran sobre el cincuenta ríos y doscientos riachuelos, por eso es hijo del dolor de las montañas. Tiene un enemigo que es el vecino mar Caribe que pretende invadirlo, salinizándolo. Y es el único Lago en el mundo que tiene un rayo de luz permanente, el Faro del Catatumbo".

Hace dieciocho años recibí del Gobierno del Canadá el proyecto de limpiar el lago de Maracaibo, devolverle cincuenta y cinco especies de peces perdidos y sembrarle en sus orillas dos millones de cocoteros. Presentado al entonces Presidente Electo Hugo Chávez, lo rechazó con el argumento de ser un proyecto del imperio. A la Alcaldesa de Maracaibo Eveling de Rosales le di la idea del Faro de Maracaibo, para devolverle al puerto su importancia y proyección.

Inadvertido para el Lago de Maracaibo pasó el 2013, cuando las Naciones Unidas decretaron el Año Internacional del Agua Dulce siguiendo los acuerdos del Convenio de Kioto sobre el cambio climático y medio ambiente. La desalinización y potalización del Lago es una de las metas más urgentes del Zulia insurgente.

Julio Portillo