Síguenos en: Menu

Julio Portillo: Gobierno de salvación nacional "Las Huellas del Tiempo"


Febrero 09, 2016

La magnitud del desastre económico y político de Venezuela está en la Opinión Pública Internacional.. Ante la afirmación descarada del dictador Nicolás Maduro de que "nada ni nadie lo sacará del poder", no queda otra: convocatoria de un gobierno de salvación nacional.

La fórmula no es nueva. La usó el Estado serbio en 1941, tras la invasión nazi en Yugoslavia. La pusieron en práctica militares para apoyar al gobierno portugués en 1974. En el 2011 la pidieron los egipcios ante la caída de la dictadura de Mubarak. La volvió a convocar Portugal en el 2013. La está sugiriendo para Venezuela el sociólogo alemán-mexicano Heinz Dieterich, asesor de Chávez. El año pasado la presentó en Venezuela Enrique Aristeguieta Gramko, social cristiano, uno de los artífices de la caída de la dictadura de Pérez Jiménez. Y tanto Felipe González como José Aznar de España hablan de Venezuela en emergencia nacional.

Venezuela atraviesa quizás la crisis más grave de su historia. Unos la califican de económica, otros de política, pero la mayoría la califica de humanitaria. En Caracas, no existe aún dimensión de lo que ocurre en los más apartados pueblos del interior. Escasez de alimentos y medicinas, quiebra de comercios, hospitales desguarnecidos, emigración de la juventud, barrios y caseríos en manos del hampa, cobro de peajes en las alcabalas controladas por los militares. La mayor demostración de la derrota del gobierno frente a la delincuencia se vió retratada recientemente ante los entierros de jefes de malandros en Porlamar y Maracay.

Nicolás, Diosdado, Cilia y Aristóbulo, se han convertido en lo que una vez en China se llamó "la banda de los cuatro" que envalentonados en el poder se oponían a los cambios que exigía el país asiático. Leemos en la prensa los mayores exabruptos, algunos de ellos inadvertidos por gran parte de la población, ocupada en encontrar comida. El gobierno de Maduro en sus estertores ha ordenado la impresión de 10.000 millones de billetes de banco, para enmascarar la quiebra nacional. No es el único disparate. Arias Cárdenas para recordar el 4 de febrero, ha propuesto eliminar las alcabalas y los controles fronterizos, lo que significaría entregarle el país al narcotráfico, como ocurrió una vez en el norte de México. El referéndum revocatorio sería el inicio del gobierno de salvación nacional.

Julio Portillo