Síguenos en: Menu

José Vicente Rodríguez Aznar: Por fin llegan los nuevos billetes


Diciembre 12, 2016

En fecha 09 de agosto 2015 El Universal me publicó un artículo titulado "Sobre la actual escasez de papel moneda" en el que me refería a los engorrosos problemas generados por la existencia de una escala de billetes en la que el de más alta denominación era de 100 bolívares. Las altas tasa de inflación requerían grandes cantidades de billetes para pagar las compras cotidianas. Por ello proponía crear un nuevo cono monetario que podría iniciarse con un billete de Bs. 1.000 como el de más bajo valor.

Aquel planteamiento no tenía ningún mérito de originalidad. Estoy seguro que lo que expresé hace casi año y medio era compartido desde hacía tiempo por los expertos del Banco Central. También por numerosas personas que sin necesidad de ser técnicos en la materia, les bastaba el sentido común y el conocimiento de experiencias en muchos países en situaciones similares, incluyendo la nuestra del año 2008.

Recordemos que el 1° de enero de 2008 se puso en práctica lo que el BCV llamó "la reconversión monetaria" como una medida para simplificar el manejo del dinero. La reconversión monetaria consistió en eliminar tres ceros a las monedas en curso, con la pomposa denominación de "bolívares fuertes". El presidente Chávez expresó que eso significaba "una moneda fuerte, una economía fuerte, en una patria fuerte". Lo cierto es que los billetes con nuevas denominaciones en nada contribuyó a mejorar la economía nacional, ni era ese su propósito. No es el valor impreso en el texto del billete lo que hace fuerte a una moneda.

Ahora el BCV va a poner en circulación nuevos billetes de Bs. 500, 1.000, 2.000, 5.000, 10.000 y 20.000 Muchos se preguntan por qué se ha tardado tanto tiempo la emisión de esta nueva escala monetaria. Se dice que privó un criterio político en el seno del Ejecutivo, pues ello era reconocer que por el crecimiento de los precios se requería mayor cantidad de billetes para comprar los mismos artículos que en el pasado reciente. También se dice que había oposición en las altas esferas de Gobierno al creer que una nueva escala de papel moneda con denominaciones mucho más altas generaría mayor inflación.

Personalmente considero que los nuevos billetes no tendrán ninguna influencia en el comportamiento de la economía. Su efecto es neutro. Esta medida por sí sola no afecta los precios ni la capacidad de compra del público. Su único efecto es facilitar las mismas transacciones que antes pero con menor cantidad de billetes. He oído decir en forma jocosamente ilustrativa, que ahora volveremos a utilizar nuestras billeteras para su uso tradicional, en vez de llenarnos los bolsillos con fajos de billetes ordenados con clips o con liguitas elásticas.

Esta comodidad en el uso del papel moneda no significa que una persona vaya a poder efectuar más o menos compras que las que habitualmente hacía. Por ejemplo, si a un trabajador con sueldo de Bs. 100.000 se le pagara actualmente en efectivo con billetes del más alto valor, recibiría 1.000 billetes de Bs. 100. Con la nueva escala recibirá 100 billetes de Bs. 1.000. Pero su sueldo y su capacidad de compra seguirán iguales.

Es de mencionar que en los últimos meses se ha acentuado una nueva escasez de productos, la de billetes. Los bancos han limitado el pago de cheques hasta la cantidad máxima de 30.000 bolívares. Muchas personas se alarmaron creyendo que en Venezuela se iba a implantar el famoso "corralito" al estilo argentino del año 2001. Fue una injustificada alarma, pues las restricciones en la entrega de dinero en efectivo por parte de los bancos solo se debía a la escasez de billetes, la cual deberá superarse con la reciente medida tomada por el Banco Central.
josevicenterodriguez.aznar@gmail.com