Síguenos en: Menu

José Vicente Rodríguez Aznar: ¿Dónde está el presupuesto 2017?


Diciembre 19, 2016

En fecha 14 de octubre el presidente Maduro aprobó la Ley de Presupuesto para el ejercicio fiscal 2017. Utilizó la forma de Decreto Ley facultado para ello por el Tribunal Supremo de Justicia que, al haber declarado en desacato a la Asamblea Nacional, le niega a este cuerpo legislativo cumplir con su función constitucional de aprobar la ley. Asimismo el TSJ le indica al Ejecutivo que debe enviarle dicha Ley de Presupuesto a afectos de su control.

Según informó Maduro, la Ley de Presupuesto 2017 la aprobó el Congreso de la Patria. Me disculparán mis lectores por mi falta de información, pero por más que lo he intentado, no he podido averiguar quiénes ni cuántos son esos "congresistas de la patria", ni de dónde se establece su función de aprobar leyes, ni cuántas reuniones sostuvieron para aprobar una ley tan compleja, cuyo proyecto de ley no les fue entregado previamente. Tampoco he podido averiguar qué ha hecho el TSJ con la Ley de Presupuesto 2017 que le envió el Ejecutivo ni cuál es su capacidad técnica y administrativa para ejercer el control del Presupuesto Nacional.

Es de observar que en el sumario de la Gaceta Oficial N° 41009 de fecha 14-10-2016, aparece el Decreto N° 2482 en el cual se aprueba la Ley de Presupuesto 2017 que, según se indica, puede verse en la Gaceta Extraordinaria 6263 de esa misma fecha. Sin embargo, hasta el día de hoy, esta Gaceta Ext. 6263 no sido publicada, ni aparece en la página web de la Imprenta Nacional ni en la de la Oficina Nacional de Presupuesto. En la página web del TSJ se informa que el Decreto 2482 "no existe o no está registrado". O sea, que faltando apenas dos semanas para que entre en vigencia, el nuevo presupuesto aún no se ha publicado.

Es inconcebible que a esta fecha la población no conozca el contenido de esa ley, ni las bases de cálculo utilizadas por el Ejecutivo Nacional para hacer las proyecciones para el próximo año. Dijimos en un artículo anterior que la sanción de la Ley de Presupuesto es quizás la más importante actuación legislativa de la Asamblea Nacional y también lo es para el Ejecutivo Nacional la elaboración del proyecto de ley. Si bien el contenido de la ley es muy importante, también lo es su Exposición de Motivos, de obligatoria presentación legal, en cuyo texto no solo se deben indicar los propósitos y metas que el Gobierno pretende cumplir en un año, sino que también debe mostrar las bases de cálculo que se han utilizado para estimar los ingresos fiscales y asignar los recursos a cada programa.

Independientemente del extraño procedimiento seguido este año, es obvio que la Ley de Presupuesto debe contener las informaciones exigidas en la Ley Orgánica respectiva. La información debe expresar los resultados preliminares del año en curso y las proyecciones para el año inmediato. Allí veríamos las estimaciones del Producto Interno Bruto, las modificaciones de los sueldos y salarios, las tasas de inflación, los niveles de empleo, los ingresos fiscales y otras variables macroeconómicas que muestran la situación presente del país y las acciones previstas por el Gobierno para mejorarla.

En estos últimos años el Gobierno Nacional ha demostrado con creces su desprecio por las variables macroeconómicas, así como en cumplir su obligación de informar al público periódicamente. Es imperdonable que nuestro Banco Central de Venezuela tenga un año de atraso en la publicación de datos tan importantes y de tanta trascendencia.

Es obvio que el ocultamiento de datos demuestra el terror del Gobierno en publicar cifras que pongan de manifiesto los graves errores de su política económica y su incapacidad y falta de disposición para corregirlos.
josevicenterodriguez.aznar@gmail.com