Síguenos en: Menu

Jose Pons: Una sociedad que se niega a un destino diferente


Julio 11, 2017

Las comunidades en general que integran la dinámica social de Venezuela, como es el caso de las universidades, son los espacios en el que se aprende sobre el conjunto de saberes que permitirán al futuro ciudadano ejercer una profesión o dedicarse al ámbito de la investigación. Sin embargo, resulta tan obvio que la universidad sea un lugar en el que se aprenda un conjunto de saberes éticos y ciudadanos Martínez Marín. Sucintamente pudiésemos decir que la universidad como espacio de aprendizaje ético y científico, promueve una sinergia valiosa y provee de una cultura del saber que logra hacer del ciudadano un ser crítico; mas conocedor del mal y del bien y capaz de descifrar lo que es correcto o no.

Sus propósitos, la Investigación, formación, la educación y preparación de profesionales comprometidos con los valores morales, científicos, espirituales y de pluralidad política en el marco de la universalidad. La parcialidad y el compromiso con pensamientos, acciones y personas en particular. Así los Gremios, las Escuelas, los Hospitales y el Sector Farmacéutico, las organizaciones que distribuyen los alimentos y los productores, entre miles más entran en la funcionabilidad social para lograr consolidar la vida, su crecimiento y desarrollo. Cuando el Estado Desvirtúa el "deber ser", obliga a reclamar, denunciar y señalar a quienes atentan con los propósitos sagrados de la función social y su objetivo de vida, se convierte en el acto más vil para quienes nos beneficiamos en sociedad.

Es así, que la postura de la comunidades locales que ha logrado visualizar el manejo turbio y poco ético a nombre de un Estado prostituido e invadido por fuerzas e intereses internacionales no logra entender que miembros activos y pensantes, (destaco en sobremanera los de la "formación universitaria") no se prestan o se manejen con tal ligereza y logren en su grandeza ganarse favores de quienes usurpan todos los derechos a la autonomía, al respeto, la dignidad y grandeza que se merece nuestra población. Otorgar en estos momentos de la historia del País un silencio cómplice colmado de miedos es el colmo del pensamiento reptil y de la desfachatez.

Por lo cual, decididos a darle un brazo fuerte y leal al País, que es la decisión más sabia, sin duda alguna. Es así entonces que conectarse e identificarse con los valores morales que requiere la nación en estos momentos es la vía. Asumir como miembros de esta sociedad, sean estudiantes, trabajadores en general, obreros, médicos, profesores, entre las demás miembros lo interpretamos como un acto valiente a la gran sumatoria que exige el País en estos momentos.

Toda acción contraria a lo mencionado es un acto de complacencia, colmado de abulia y prevaricato, como de indiferencia vil al futuro de las generaciones que yacen entre nosotros buscando en su país, éxitos, bonanza, salud y una vida digna para todos. Esto es lo que deseamos, y es por ello que no descansamos de accionar y de afirmarlo. Súmate al esfuerzo y recitamos con dignidad.

Dr. José Pons B/ "Con la misma vara que nos miden, serán medidos"/@joseponsb.