Síguenos en: Menu

JOSÉ ANTONIO GIL YEPES: Socialismo moderno


Febrero 10, 2016

Entrevisté a un curtido socialista sobre si había que seguir, cómo vamos o cambiar; y qué cambiaría o dejaría del socialismo. Encontré una persona insatisfecha y melancólica porque, habiéndole dedicado su vida a ese ideal, se siente fracasado:

"El problema del socialismo es que no ha podido desarrollar una relación entre su sistema político (partido único o hegemónico) y el económico (propiedad del Estado o colectiva) para lograr el bienestar. En cambio, el capitalismo ha logrado desarrollar una relación entre su sistema político (democracia representativa) y su sistema económico (capitalista) y esta combinación ha logrado niveles de vida muy superiores a los de los regímenes socialistas. Por eso los ensayos socialistas de la exURSS y todos los países de Europa Oriental han caído y los de la China y ahora Cuba han sido cambiados por sus dirigentes".

"¿Cómo vamos a creer en el socialismo si estamos peor?". ¿Y pueden Uds. hacer algo para salvar su modelo? "Sí: el socialismo tiene que implementarse, no para abolir los mecanismos capitalistas, sino para garantizarle acceso a los que no lo tienen". ¿Y qué haría ese nuevo socialismo con la propiedad privada y la ganancia, tan criticadas por Marx? "Necesitamos tener relaciones sinceras. Nosotros tenemos que aceptar la propiedad privada y la ganancia, lo que no debe haber es plusvalía". ¿Y cuál es la diferencia? "Ganancia es la ganancia normal, la plusvalía es el exceso de ganancia". ¿Y de allí salió la Ley de Precios Justos? "Sí, ese 30% de ganancia está bien. No es socialismo obligar a vender a pérdida. Y cuando es así, surgen intermediarios que se apropian de esos bienes y los venden a grandes ganancias".

¿Y los subsidios? "Necesitamos el éxito empresarial, que paguen impuestos para mantener los subsidios directos al consumo para los que no pueden ayudarse a sí mismos, y los subsidios a la educación, adiestramiento, vivienda y salud para que los pobres se puedan valer por sí mismos". Pareciera que con estas fórmulas podemos conciliar socialismo, democracia y capitalismo. "Sí, es cuestión de menos orgullo y de ver lo que pasa en el mundo".

JOSÉ ANTONIO GIL YEPES