Síguenos en: Menu

Jorge Sánchez Meleán: EL DESESPERO FINAL


Agosto 01, 2016

A medida que los lapsos fijados por el CNE para responder a los electores sobre el referéndum revocatorio presidencial se agotan, el desespero se apodera de Maduro, Cabello y J. Rodríguez entre otros. Tal exasperación los lleva a negar ese derecho a los venezolanos, sin tener razones ni mucho menos competencia para ello. Su angustia, sin embargo, está bien fundamentada. Según la encuestadora Giacobbe y Asociados, el 82,5 por ciento de

los venezolanos cree que "Venezuela está peor que antes del chavismo". Es decir, que la "revolución bolivariana" ha significado un retroceso. La encuesta de Venebarometro revela, que 92 por ciento de la población considera negativa la situación del país. Aun dentro de los oficialistas, 80 por ciento comparte ese criterio. Hay pues casi un consenso nacional sobre ese asunto. Según encuesta de Meganalisis, terminada el 26 de julio, las respuestas contrarias al gobierno acaban con la creencia de que somos un país polarizado. Dependerá entonces de la capacidad de la dirigencia política, capitalizar adecuadamente ese fenómeno.

Ante ello, el régimen ha preferido que sean los militares los que den la cara, los que nos respondan por la estanflación que nos agobia. Con Maduro el bolívar se devaluó 11.122 por ciento; la inflación llegará a 720 por ciento en 2016 y la caída del PIB será de 10 por ciento. El salario mínimo es de 1,1 dólares diarios, similar al de países en extrema pobreza, con lo cual las familias y las empresas se deterioran aceleradamente. Solo 38 por ciento de los venezolanos, medio come tres veces al día. Según Venebarometro, el 55 por ciento de los venezolanos considera que Chavez no hizo las cosas bien y que su doctrina (socialismo del siglo XXI) no puede ser mantenida. Es decir, hasta el mito de Chávez se está derrumbando. Según Venebarometro, 11,4 millones de venezolanos firmarían para que se dé el revocatorio presidencial y 10,7 millones votarían en contra de Maduro. Hay, en consecuencia, 3,2 millones de votos por encima de los necesarios para revocar al Presidente.

Pero lo peor para el régimen, es que estas encuestas ponen de manifiesto, que solo el 20 por ciento de la base chavista está decidida a votar por Maduro. Solo 1,3 millones de venezolanos lo harían. Son estas cifras, que el régimen conoce, las que explican la angustia, la exasperación y la desesperanza de un gobierno, que está dispuesto a todo, antes que a permitir que una Venezuela que ya es una sola, ejerza el derecho a la revocación de un mandatario, que según Meganalisis, el 85 por ciento de los venezolanos quiere fuera del gobierno. Es esta la razón de su desespero final.

Jorge Sánchez Meleán