Síguenos en: Menu

JAVIER NÚÑEZ ¡Venezuela somos nosotros!


Mayo 31, 2016

Hoy sigo creyendo en Venezuela, aunque nuestro futuro es muy incierto y no se ve la luz al final del túnel, yo sigo creyendo que tenemos esperanza y que esa esperanza dará su fruto en su tiempo. No sé qué crees tú, pero yo creo que el país que soñamos es posible volverlo a tener, porque esa nación más que territorio es gente, es pueblo, es sociedad, es el ciudadano, es la conciencia. Por eso el afán de mucho en querer que pensemos distinto.

Un país lo hace su gente y es esa misma gente es la que labra su tierra. Los políticos me pueden quitar la tierra, pero no la conciencia, ni la moral, ni que en mi mente construya la Venezuela que deseo tener, esa en la que el vecino es como un hermano, el compadre de tu papá es tu "tío" y un amigo de la familia es familia.

Para mí, la nación que anhelamos recuperar está allí, más cerca de lo que creemos, dentro de nosotros, en nuestras mentes y en nuestros corazones que hoy la lloran y la extrañan, pero Venezuela sigue allí, en corazones que se han llenado de rencor porque nos creímos el cuento de que un grupo se la robó y la verdad es que nos dejamos engañar, porque Venezuela eres tú, Venezuela soy yo, Venezuela somos todos.

Mi país, tu país, es nuestro país, no es de un grupo que se cree dueño de algo que es de todos. Mi nación lo construyo yo con mis acciones diarias y si hoy tenemos algo que no nos gusta, por ejemplo, el gobierno, lo tenemos que cambiar. Pero no con corazones llenos de odio, no, odio puede sacarnos del odio que ellos sembraron y dividió familia, solo el amor puede hacerlo.

Cambiemos dentro nuestro y nuestro entorno cambiará, jamás volverá a ser igual. El odio y la violencia crean más problemas, destruyen a una nación y acaban con los sueños de una sociedad, si no me creen, miren mi tierra… pero el amor y el perdón lo pueden todo.

Sí, es triste ver el deterioro de la Venezuela que hoy tenemos, un deterioro espiritual y social y la verdad es que no se puede esperar menos de un país que gasta más dinero en armamento militar que en inversión en educación y en producción nacional. Pero basta de lamentos, de quejarnos por lo que no se hizo.

Es tiempo de que empecemos a cambiar nuestra forma de pensar, eso cambiará nuestra condición y eso transformará nuestro país. Hoy creo que quizás tenías que sufrir estas penas para volar nuestra tierra y realmente hacer de Venezuela un mejor país, lleno de esperanza.

JAVIER NÚÑEZ