Síguenos en: Menu

Javier Núñez Leal: ¿Guerra de Carteles?


Enero 27, 2016

Se ha hecho común escuchar a miembros del gobierno venezolano denunciar presuntos "ataques desde Colombia", algo que no parece tener sentido porque la nación neogranadina y Venezuela, han sido históricamente países hermanos. Esto me llevó a profundizar en esa materia y buscar respuestas. ¿Realmente estamos enfrentando una situación política – económica o de otra índole? Lo que les comento a continuación es un hipótesis, que de ser verdad, es un problema mucho más grande de lo que nos imaginamos.

Como la historia contemporánea de Colombia lo ha demostrado, todo tendría su origen en ese país, nación que tiene los más grandes carteles de droga de mundo, como lo son:

Cartel de Cali.
Cartel de la Costa.
Cartel de Medellín.
Cartel del Norte del valle.

Cada uno de estos carteles, según denuncia de Virginia Vallejo (la amante de Pablo Escobar, asilada en Estado Unidos), son presuntamente dirigidos por familias colombianas de apellidos Escobar, López Michelsen, Santos y Uribe.
Por otra parte, se ha dicho en infinidad de oportunidades que Diosdado Cabello, Tareck El Aissami y Hugo (El Pollo) Carvajal, son las cabezas del supuesto "Cartel de Los Soles" en Venezuela, al que estarían vinculados los sobrinos de la Primera Dama de la República, Cilia Flores, quienes se encuentran detenidos en Estados Unidos, por presunta posesión de 800 kilos de cocaína y a su vez la DEA estaría tras la pista de estos.

Lo cierto es que sí la denuncia es completamente cierta, sí existe el supuesto "Cartel de Los Soles" y Ernesto Samper, actual Secretario General de la UNASUR y aliado del Nicolás Maduro, tiene las supuestas vinculaciones con el narcotráfico que Vallejo afirma en su denuncia, estamos entonces frente a una guerra de carteles, por quien vende más y controla ese mercado.

A partir de allí tendrían sentido las "denuncias de ataques desde Colombia", por parte de personeros del gobierno venezolano y los constantes enfrentamientos de alto nivel político y diplomático que han llevado al cierre de la frontera más viva de América Latina y el desplazamiento de colombianos y venezolanos en ese lugar.
Pareciera que ha Venezuela le cayó la maldición de tutankamon entre santeros, corrupción (que Dios no tenga en cuenta lo que digo) y además se desplazó el narcotráfico, problema que no era nuestro, sino sólo colombiano…

Javier Núñez Leal