Síguenos en: Menu

Independencia y patriotas


Julio 11, 2014

"Es más contagiosa la mediocridad que el talento… la mediocridad es normalmente peligrosa y su conjunto es nocivo en ciertos momentos de la historia." José Ingenieros.

Insignes escritores venezolanos, Pino Iturrieta y Carrera Damas, entre otros, se han dedicado a desmitificar los hechos del pasado que han sido narrados como una historia envuelta en un manto de hazañas y héroes del Olimpo. Estos historiadores han precisado que el 5 de Julio de 1811 fue la declaración de nuestra independencia y dos días más tarde, se firmó el acta correspondiente, siendo dichos actos llevados a cabo por la sociedad civil de la época.

Juan Germán Roscio, quien formó parte de la comisión redactora del acta, enfatizó que el significado de nuestra independencia es que "Venezuela no volverá a depender de nación extranjera alguna"; sin embargo, en los últimos 15 años hemos observado que los "patriotas" en el gobierno, incluido el difunto "nuevo prócer", con el argumento de sacudirse el yugo del imperio norteamericano, han entregado la soberanía nacional a dos fósiles de la perversión política latinoamericana, ondeando con deshonor su bandera en cuarteles y desfiles de utilería carnavalesca.

Nuestra independencia económica se ha puesto en manos de chinos, rusos y recién se descubre una "conexión francesa" que se encarga del manejo del área financiera. Los negociados ya no se disimulan ni se ruborizan los "patriotas". Héctor Navarro, en defensa de uno de los artífices del desastre nacional, afirmó que un grupo francés está "negociando a espaldas de los intereses de la patria." Esa práctica no tiene dos días.

Los militares han vuelto al poder por encima de la autoridad civil. El 5 de julio de este año se plantó una bofetada a la sociedad civil venezolana al designar como orador de orden a un General en Jefe que juró lealtad al "chavismo" y no a la República. Mucho menos a la Patria, esa que como dice Ingenieros "está implícita en la solidaridad sentimental de una raza y no en la confabulación de los politiquistas que medran a su sombra"
Es un contrasentido histórico proveniente de un enceguecido fervor "patriotero" alimentado por solidaridad ideológica, depender de un país atrasado para reivindicar una supuesta defensa de nuestra independencia. "Sólo el hombre digno y libre puede tener una patria" insiste Ingenieros, y en ese pensamiento debe estar inscrita nuestra acción ciudadana y civilista.

Neuro J. Villalobos Rincón
nevillarin@gmail.com