Síguenos en: Menu

Importación de crudo argelino y de crudo ruso para el sistema petrolero de Venezuela


Octubre 29, 2014

Recientemente hemos visto en los distintos medios de comunicación, el anuncio de la importación de 2 cargamentos de crudo argelino (Sharan Blend) un millón de barriles cada uno, de los cuales ya desembarco el primero (24 de octubre 2014) y se espera próximamente el segundo. A continuación expresamos las razones e implicaciones que tiene en el contexto de las operaciones petroleras venezolanas este caso.

Este caso de los 2 millones de crudo Argelino de 40 grados API, la importación se realiza para mezclarlo con material de la faja del Orinoco de 8 grados Api y entonces generar una mezcla de 22 o 23 grados que pueda ser comercialmente exportable, al valor de mercado que corresponda. Sin embargo la verdadera razón por la que se importa este crudo, es porque el material de la faja de 8 grados Api no puede ser procesado en los distintos mejoradores, ubicados en el complejo industrial de Jose ubicado en el estado Anzoátegui, bien sea por desperfectos mecánicos en los mismos o por no poder alcanzar su nivel optimo de proceso.

Al mismo tiempo el crudo de la faja sigue produciéndose y para ser comercializado necesita ser elevado a los niveles API ya mencionados (22-25). En esta situación, al no disponer de los mejoradores, se busca la posibilidad de mezclarlo con otro material, lo cual se ha realizado en oportunidades anteriores, tales como la Nafta catalítica, que puede provenir de cualquiera de las 4 refinerías que tiene Pdvsa, la cual tampoco esta disponible por problemas equivalentes en el sistema de refinación nacional.

Al no poseer capacidad de proceso en los mejoradores ni haber nafta disponible en el sistema nacional, es cuando se recurre a la importación del crudo Argelino, el cual es traído del exterior y pagado en dólares.

Las consideraciones económicas del caso implican que de haber estado disponible los mejoradores, el material de la faja simplemente habría sido procesado en ellos, y el costo de llevarlo al nivel comercial de 23 grados API, habría sido el costo de procesamiento en los mismos el cual esta en el orden de 10 a 12 dólares por cada barril; de haber habido nafta disponible en el país para mezcla se habría evitado la importación del crudo argelino con las erogaciones de divisa correspondientes (75 usd dólares por cada barril aprox).

Sin embargo, la realidad existente impone bien sea o detener la producción del crudo de la faja, ya que por su viscosidad se solidifica a temperatura ambiente y por lo tanto no es almacenable, o importar el crudo mencionado para la mezcla y comercialización correspondiente.

La conclusión económica en este caso de importación de crudo argelino, implica que por no haber mejoradores ni nafta disponibles hay que pagar 75 usd por estos barriles, que al ser mezclados con material de la faja y exportados implican una perdida de oportunidad de aproximadamente 20 dólares por cada barril comparado con el caso de haber estado disponible los mejoradores, que solo habrían implicado 10 dólares del costo de proceso por cada barril.

En resumen, la importación de los 2 millones de barriles argelinos implican una perdida de oportunidad de ingreso al país de 40 millones de dólares americanos analizando la operación integralmente.

Heliodoro Quintero