Síguenos en: Menu

Horacio Medina: Producción de crudo en Venezuela en descenso y PDVSA colapsa


Mayo 11, 2016

Los recientes anuncios de las dos grandes empresas de servicios en el área de los hidrocarburos, Schlumberger y Halliburton, de reducir de manera significativa sus operaciones en Venezuela debido a que PDVSA les adeuda cantidades importante de dólares, no ha sido considerada en su justa dimensión. Máxime cuando debemos considerar que también otras empresas del sector están padeciendo los mismos retrasos en el pago y, por ende, están reduciendo su capacidad operacional. Decimos que no se ha evaluado en su justa dimensión esta situación porque la operación propia de PDVSA es poco menos ninguna. Una historia que comenzó con la desprofesionalización de la empresa con el despido, injusto e ilegal de 23 mil profesionales, técnicos, personal de apoyo y obreros especializados, en los años 2002 – 2003, haciéndose extensivo a toda la industria por la persecución desatada por Hugo Chávez. Luego otro episodio marco otro momento nefasto, se trata de las expropiaciones masivas e irracionales que ocurrieron en 2009 y años subsecuentes principalmente en empresas de servicios de apoyo y logística en la Costa Oriental del Lago de Maracaibo, sin duda una decisión nefasta que ha incidido en los costos operacionales y agrega un factor de ineficiencia no solo a PDVSA, sino a todas las empresas del Sector.

Estos dos momentos, apuntalados por la corrupción generalizada, la politización interna, el ascenso de incapaces y la vergonzosa sumisión de algunos profesionales aptos, ante el poder y la corrupción, han llevado a PDVSA a ésta ruinosa situación. Para aquellos que no están familiarizados con el tema, podemos adelantarles que la producción de crudo (y por ende en el gas que se produce asociado), sufre un proceso de declinación constante. Por una parte, una declinación energética, propia de los yacimientos que, dicho sea de paso, no son ni chavistas ni antichavistas, se comportan de acuerdo a las leyes de la fisicoquímica y por eso al dejar de inyectarle gas o agua; al violentar las normas técnicas de explotación; al dejar de lado proyectos de recuperación mejorada y desconocer las mejores prácticas que dictan las geo-ciencias, sencillamente declinan de manera acelerada, caso particular de lo ocurrido con los yacimientos de crudo liviano-mediano en el norte de Monagas/Anzoátegui o en los yacimientos del Lago.

Por otro lado, tenemos la declinación mecánica producto de pozos que dejan de fluir por razones diversas no necesariamente conexas con problemas en el yacimiento. Pozos que requieren ser reparados, estimulados o intervenidos para hacerles servicios o cambiar equipos o áreas de drenaje. Además, se requiere un programa de perforación de pozos en concordancia con las evaluaciones técnicas que vayan, bien reemplazando puntos de drenaje o agregando otros, según sea el caso. En esta área, trabajan (trabajaban) fundamentalmente las empresas de servicios tipo Schlumberger y Halliburton. El impacto debe evaluarse, pero para que tengan una idea con una producción de 2 millones 300 mil barriles por día, la declinación anual si cero actividad sería de unos 450 a 500 mil barriles por día. Habrá que evaluar cuanto significa de manera real esta reducción drástica en los servicios, dado que, como ya dijimos, la actividad de PDVSA es altamente deficitaria e ineficiente. Y como el caso de la Refinería de Aruba y el Convenio con CITGO-PDVSA este asunto delas empresas de servicios y la expropiaciones debe ser considerado por la Asamblea Nacional, ya que se compromete en ambos casos el corto y mediano plazo del país.


HORACIO MEDINA