Síguenos en: Menu

HERBERT HUDDE: El meollo de la problemática económica


Marzo 08, 2016

1) El panorama económico actual de Venezuela:

- Buena parte del aparato productivo en ruinas.
- Contracción severa del PIB, es decir, que cada vez se producen menos cosas en el país, y todo indica que la disminución se va a acelerar, porque los productores carecen de los insumos necesarios para producir, ya que no hay dólares para importarlos.
- Dependencia casi total de los ingresos petroleros, que para colmo de males están por el suelo.
- Enorme deuda externa, inexplicable por el chorro de dólares que nos entró hasta hace poco, y cuyo pago se come buena parte de los pocos que nos entran, con los que deberíamos importar comida, medicinas, insumos y materias primas para la producción, y lo demás que no producimos.
- Inflación galopante que se traga vorazmente los piches ingresos que tenemos.
- Escasez y desabastecimiento vergonzosos, que no solo tienen a la población sufriendo cada día en humillantes y oprobiosas colas, sino que además están matando a numerosos venezolanos que no consiguen los medicamentos más esenciales.
- Servicios públicos como los de cualquier país en guerra, resaltando la caótica situación de la electricidad y el agua.
- Ignominiosa inseguridad, íntimamente ligada a lo económico.

2) ¿Cómo se llegó a este calamitoso panorama?

Pues a través de todos los disparates de Chávez, guiado por Giordani, y continuados por Maduro, entre los cuales destacan:

- La feroz guerra declarada al sector empresarial.
- El prolongado control de cambio con un bolívar excesivamente sobrevalorado, destructor del aparato productivo nacional.
- El financiamiento del BCV con dinero inorgánico al Gobierno y las empresas del Estado, que no hace otra cosa sino generar más y más inflación.
- Un insensato control de precios de una cantidad de productos, que justamente debido a ese control, o escasean o desaparecen.
- La inexistencia de un Estado de Derecho, que tiene como guinda de la torta a la expropiación arbitraria de numerosas empresas cuya producción en manos del Gobierno se ha venido abajo, salvo contadas excepciones.
- En general, la creación de un marco o ambiente que hace imposible que nadie en su sano juicio, nacional o extranjero, se atreva a invertir un céntimo en este país.
- Todo esto, por supuesto, está exacerbado por la caída de los precios petroleros.

3) ¿Cómo se puede arreglar esta situación?

Sin meternos con la perentoria urgencia de buscar dólares afuera para paliar la carencia que tenemos de ellos en estos momentos, para enderezar las cosas he visto listas de medidas por tomarse, presentadas por prestigiosos economistas, con la mayoría de las cuales coincido y que sin duda hay que acometer. Entre estas normalmente figuran ir gradualmente a un cambio único y libre, eliminar la emisión de dinero inorgánico por parte del BCV, garantizar la propiedad privada de los medios de producción y cesar con las expropiaciones arbitrarias, eliminar o limitar el control de precios, disminuir drásticamente el déficit fiscal, colaborar con los empresarios en vez de insultarlos y acosarlos continuamente, etcétera.

4) La gran pregunta: ¿Podemos esperar que este Gobierno haga todas esas cosas?

Creo que ya está muy claro que no podemos. Sencillamente, con los pajaritos preñados que Chávez les inculcó a sus partidarios, y que estos compraron obcecadamente, es imposible que hagan ni siquiera una parte: Chávez les dijo que el control de cambio llegó para quedarse, y para ellos tiene que quedarse; los convenció de que el BCV debe pasarle dinero al Gobierno, en Bs. y $, cuando éste lo quiera, y para ellos así debe ser; les enseñó que el Gobierno se coge, no que expropia de acuerdo a las leyes, lo que le da la gana, y ellos juran que eso está bien; los persuadió de que el Gobierno y el "poder popular" deben controlar empecinadamente todo lo relativo al comercio y al aparato productivo, y así lo hacen, asfixiando a esos sectores.

No es que yo piense que es imposible que el chavismo tome alguna medida correcta; claro que sí lo puede hacer (aunque muchos no lo crean); pero es que el problema no es una que otra medida, sino que debe crearse unambiente, un clima, favorable a la inversión, nacional y extranjera, pues apartando milagritos petroleros, lo único que lleva a que los países progresen son las inversiones que hacen los inversionistas (valgan las redundancias), y si estos no creen en un país, no invierten en él.

Con un par de buenas medidas aisladas es posible que una que otra empresa ya existente aumente su producción, o incluso que exporte algo, pero que bastante sangre nueva venga a invertir aquí, que es lo que necesitamos con urgencia, con este Gobierno no va a ocurrir, pues no se trata solo de medidas, sino sobre todo de creer en la gente que maneja el país, y la credibilidad en los que nos manejan actualmente (y conste que no lo digo yo sino todas las encuestas), está debajo del subsuelo.

Así que creo que está claro cuál es el meollo de nuestra problemática económica.

herbert_hudde@yahoo.es

Herbert Hudde