Síguenos en: Menu

Guerra


Junio 19, 2015

Cuidado con una guerra. Es el medio más violento para resolver las controversias internacionales. Se sabe cómo comienzan pero no cómo terminan. El gobierno de Maduro tiene a corto plazo perdido el poder. La no fijación de fecha de elecciones parlamentarias tendría como excusa un conflicto bélico con Guyana. El chavismo quiere tiempo para recuperarse y con esta excusa suspendería el proceso electoral.

Cuando el gobierno dice que se cerró el camino diplomático para negociar, no le queda otra que dar un ultimátum a Georgetown y la respuesta de los guyaneses no va ser satisfactoria ni negativa para Venezuela, simplemente guardarán silencio. Eso les ofrece la ventaja de aparecer como el pez chico mordido por el pez grande que es Venezuela. Serían país agredido, lo que les ofrecería respaldo de la Commonwealth, del Caricom y hasta de la ONU y la OEA.

Estamos pagando caro la falta de una diplomacia sería y racional que frente a la legítima reclamación venezolana había sido inteligente, que llevó estratégicamente a fundar escuelas de español en las islas angloparlantes, creación de Puerto Esquivel, campamentos fronterizos, de fundaciones pro rescate del Esequibo.

Hemos estado en manos de "diplomáticos" incapaces. Baste recordar que hemos tenido como cancilleres a Dávila, Maduro, Jaua y la actual Rodríguez. Los hombres conocedores del tema, como los embajadores Emilio Figueredo y Sadio Garavini, el vicealmirante Elías Daniel, los profesores Evert López Valladares y Rafael Sureda, y sobre todo, el coronel Pompeyo Torrealba con la obra más completa sobre este tema, no han sido tomados en cuenta suficientemente.

Una invasión al Esequibo provocaría reacciones inmediatas de China, Gran Bretaña, Brasil, Estados Unidos y Holanda, que tienen compañías operando en esa zona. El principal socio de la Exxon, a quien el Nicolato acusa de causar el conflicto es la Nexen Petroleum Guyana Limited de nacionalidad china.

Los militares argentinos con el General Galtieri inventaron la guerra de las Malvinas en 1982 para recobrar prestigio. Les costó bien caro a la moral de los militares. Cuba está detrás de esto, nos utiliza, pues tiempo atrás apoyó a Guyana. La antigua colonia británica sabe que el momento es este, el chavismo acabó con la economía de Venezuela. Como dice Cowper "La guerra es un juego que súbditos inteligentes no jugarían jamás".

Julio Portillo