Síguenos en: Menu

Guerra económica o ceguera ideológica


Marzo 12, 2014

"Estos castrocomunistas hablan como MARX, gobiernan como STALIN y viven como ROCKFELLER, mientras el pueblo sufre." Pancarta del 12 de Febrero.

El régimen se ha inventado una supuesta "guerra económica" promovida por el imperio norteamericano y la complicidad del empresariado venezolano. La propaganda oficial en ese sentido ha sido profusa e insistente tratando de desviar la atención del estruendoso fracaso de las políticas públicas de un gobierno que sigue las recetas empobrecedoras de un régimen agónico como el cubano.

La caída del crecimiento económico y de las reservas internacionales; la tasa de inflación (56.3% en 2013); los índices de riesgo-país (14.4%) y de escasez (28%) más elevados del mundo; la quiebra de las empresas del Estado y de las arrebatadas al sector privado; la espantosa desvalorización de nuestra moneda tanto interna como externamente; los anchos cauces de la corrupción estimulada por los excesivos controles: de cambio, intereses, costos, precios y ganancias, y otros controles que atentan contra los derechos personales, económicos y políticos de los venezolanos, obedecen a la ceguera ideológica de un régimen incapaz de pensar con cabeza propia.

La Academia de la Ciencia Económica, tanto la nacional como la del Zulia, así como un grupo de economistas de todo el país, hemos venido alertando desde hace tiempo y en sucesivos documentos, con mucha propiedad y seriedad, los efectos nocivos de la aplicación de medidas económicas desarticuladas e inspiradas en regímenes ya caducos y fracasados. Al mismo tiempo, se han hecho propuestas orientadas a la necesaria rectificación y cambio de rumbo mediante la aplicación de una política económica de carácter integral que permita reencontrar la senda del progreso que garantice una mejor calidad de vida para todos los venezolanos.

La ceguera ideológica del régimen parece irreversible. Mientras la nueva burguesía que detenta el poder ostenta sus riquezas súbitas y mal habidas, el resto de la población clama por medidas efectivas que les permita participar mediante su inversión y el concurso de su trabajo en la producción de bienes y servicios endógenos para lograr una mejor distribución de la renta nacional y de las riquezas provenientes de nuestra privilegiada naturaleza. Los problemas económicos se han agudizado porque el gobierno se ha convertido en nuestro principal problema. El cambio de rumbo sigue siendo necesario.

Neuro J. Villalobos Rincón
nevillarin@gmail.com