Síguenos en: Menu

Fuga en cadena


Febrero 10, 2015

Crece la paranoia por el "efecto Leamsy Salazar". Pdvsa prohíbe a sus empleados visitar EEUU. Decisión de la nomenclatura chavista intentaría evitar nueva fuga, no se sabe si de cerebros o de personas dispuestas a revelar jugosos entretelones del ente estatal.

Petróleos de Venezuela, el ente petrolero estatal, emitió una orden donde "PROHIBE (con mayúsculas) a todo el personal de PDVSA y sus filiales viajar a cualquier ciudad dentro de los Estados Unidos, principalmente New York, Las Vegas, Florida y Chicago. El personal que se descubra que viajó", continúa la nota, "tendrá que abstenerse a las consecuencias de dicho mandato".

Además, PDVSA invitó a todos los patriotas cooperantes del ente estatal, "que quieren justicia", hacer "llegar los nombres de las personas que conocen que viajen a esos destinos ir inmediatamente a las Oficinas de Calidad de Vida para realizar la denuncia correspondiente".

La nomenclatura chavista negó de inmediato que la medida de prohibir viajes a New York, Las Vegas, Florida y Chicago esté relacionada con el éxodo a Estados Unidos del capitán de corbeta Leamsy Salazar, quien acusó al presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, de ser el jefe del Cartel de los Soles, una organización de narcotraficantes en la que tendrían roles importantes jefes militares de la tierra del sol amada.

La denuncia de Salazar fue publicada por el periódico ABC de Madrid, y desmentida por Cabello, quien a su vez entabló una serie de demandas contra varios medios impresos de aquende y allende los mares, entre ellos Tal Cual, acusándolos de vilipendiar su buen nombre y honor.
Según el diario El Nuevo Herald, la fuga de Salazar "ha colocado en estado de alarma al régimen de Nicolás Maduro, que ha procedido a prohibir que otros militares y empleados públicos viajen al país norteamericano".

Antonio Maria Delgado, redactor de la nota aparecida en El Nuevo Herald, indicó que "Empleados públicos del gobierno venezolano, que hablaron bajo condición de anonimato por temor a perder sus puestos de trabajo de ser identificados, dijeron que las prohibiciones están dirigidas principalmente a dirigentes de las Fuerzas Armadas Venezolanas y a empleados de la estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA)".

UNA EXPLICACIÓN SENCILLA
Si bien ignoramos las razones por las cuales se prohibió a miembros de las fuerzas armadas venezolanas los viajes a Estados Unidos, los motivos que animan a la directiva de PDVSA para impedir que sus empleados huyan en dirección al imperio son más sencillos.

Como han explicado fuentes allegadas al gobierno bolivariano, PDVSA no puede tolerar otra fuga de cerebros. Ya bastante sufrió Venezuela cuando luego de la huelga petrolera de comienzos de siglo, el presidente Hugo Chávez Frías ordenó echar a más de 18.000 empleados, casi la mitad de la fuerza laboral de Petróleos de Venezuela.

La revista británica The Economist dijo en su edición impresa del 19 de julio de 2014, que donde el hacha cayó con más fuerza fue en Intevep, el sector de PDVSA dedicado a investigaciones, pues un 80 por ciento del personal se unió al paro.

"De un plumazo", indicó la publicación, Venezuela perdió toda su inteligentísima vinculada al sector petrolero. Y gracias al genio previsor de Chávez, miles de empleados de excelente calidad están ahora trabajando en Estados Unidos, México, varias naciones del golfo Pérsico, y hasta en Malasia y en Kazajstán.

En Alberta, Canadá, donde hay enormes yacimientos de arenas bituminosas, cuyo residuo es similar al del crudo pesado de la franja del Orinoco, se consumen más arepas que pan. The Economist dijo que los venezolanos radicados en Canadá han creado una gran comunidad. En el 2001 había en Alberta 465 venezolanos. En el 2011, había 3.860. Y seguramente la cifra ahora es mayor.

Entre tanto, los líderes de la Revolución Bolivariana, más interesados en la lealtad de sus huestes que en su capacidad e inteligencia, dejaron que PDVSA se hundiera, afectando la exploración.

En cuanto a la administración, además de fomentar la expansión de los patriotas cooperantes, su tarea principal ha sido ordenar a los trabajadores asar pollos para la época en que se avecinan comicios. El resultado se puede observar en un dato: el aumento en las lesiones causadas por accidentes de trabajo.

El Centro para la Orientación de la Energía, una organización no gubernamental de Venezuela, dijo a The Economist que los accidentes de trabajo se triplicaron en una década. En el 2002, antes de la huelga petrolera, esos accidentes en PDVSA eran de 1,8 por millón de horas hombre. En el 2012, subieron a 6,2 por millón de horas hombre.

En el 2012, la tasa de accidentes de trabajo en la empresa estatal petrolera PEMEX, de México, que no es justamente un dechado de eficiencia, fue de 0,6.
Pero no es necesario viajar muy lejos para descubrir lo que ha significado el éxodo de personal especializado de PDVSA. En Colombia, indicó la revista, la producción de crudo estaba declinando por la época de la purga ordenada por Chávez.

En el 2000, Colombia producía 687.000 barriles de petróleo diarios. En el 2005, apenas 526.000 barriles diarios. "En la actualidad, la producción diaria oscila en el millón de barriles, y buena parte de ese renacimiento es gracias a los venezolanos", señaló la publicación.

Bendecido por esos grandes químicos llamados Chávez y Nicolás Maduro, el excremento del diablo ha vuelto a convertirse en excremento puro y simple. Uno de los últimos logros de PDVSA se registró en octubre de 2014, cuando la empresa estatal confirmó que importaría dos millones de barriles de crudo liviano de Argelia.

Fue la primera vez en la historia que un gobierno venezolano se vio obligado a comprar petróleo en el exterior. Es bueno recordar que Venezuela cuenta con las reservas del producto más grandes del mundo.
En esa ocasión, la agencia noticiosa Reuters informó que PDVSA también había adquirido dos cargamentos de crudo liviano ruso a una sucursal de Petrochina, para entrega en noviembre.

¿Entiende ahora el lector de Tal Cual por qué la directiva de PDVSA les prohíbe a sus empleados viajar a Estados Unidos? Para que cese la fuga de cerebros y el petróleo vuelva a reinar soberano.

De todas maneras, nadie entiende por qué ciudades como New York, Las Vegas, Florida y Chicago, están excluidas del itinerario de los audaces que rompan la prohibición y huyan a Estados Unidos. Esas metrópolis consumen muchísimo petróleo, es cierto, pero no lo producen.

Los yacimientos de crudo norteamericano están en Dakota, en Texas, algo en Arizona. Lo que abunda en las áreas consideradas verbotten especialmente en Nueva York, Chicago, y en el sur de la Florida son numerosos tribunales administrados por el departamento de Justicia de Estados Unidos. En cuanto a Las Vegas, prolifera en casinos y en clubs de striptease, pero lo demás es desierto.

Es evidente que las autoridades de PDVSA están preocupadas por la pérdida de empleados. Por cierto, habría que decirle al encargado de prensa de la entidad que divulgó la orden de prohibición de los viajes a América del Norte que afine su lenguaje y revise con más frecuencia el diccionario. O tal vez se hallaba bastante nervioso en el momento de escribir la amenaza.

"El personal que se descubra que viajó", dijo la nota, "tendrá que abstenerse a las consecuencias de dicho mandato". Es atenerse, distinguido señor, no abstenerse. Si usted abandona PDVSA. Nada se perderá. A menos que la empresa tema una fuga de cerebelos.


Mario Szichman
marioszichman.blogspot.com