Síguenos en: Menu

Fraude Electoral


Junio 25, 2015

Se acerca otro proceso electoral, que como todos los anteriores, no estará exento de sospechas, entre otras cosas, porque al gobierno le interesa mantener las dudas para lograr dos objetivos: desanimar a los opositores que dudan del destino de su voto y disminuir el posible salto de talanquera de las personas que reciben algún tipo de ayuda del gobierno, ante la incertidumbre del secreto del voto.

No quiero entrar en polémicas con quienes rompen lanzas por la tesis del fraude electrónico, solo deseo dejar claro que no creo en el fraude, pero si en sus efectos malignos. Es cierto que en el proceso electoral venezolano existen otros mecanismos fraudulentos tan perversos como el electrónico, tales como el voto asistido, la utilización inmoral de los recursos públicos y la derivación del famoso "pa'mí, pa'tú" inaugurado en democracia y que ahora se convirtió en el "pa'mí, pa'mí" en tiempos de revolución.

Una abogada me contó que en anteriores procesos electorales, el hijo de una alcaldesa de Barinas, se ubicaba al frente de la máquina de votación tapándola con su humanidad y cuando las personas se acercaban a votar, él marcaba la opción y les entregaba el ticket impreso para ser introducido en la caja. La abogada denunció la irregularidad ante el representante del Plan República, quien le contestó: "Ciudadana aquí todo está tranquilo, quien está alterando el orden público es usted y si persiste en su actitud, me veré obligado a detenerla". ¿Alguna vez cruzó por su mente que en nuestro país existiera un estado donde el voto no fuera secreto? Averígüelo, se lo dejo como tarea.

La observación electoral, como se hace en Venezuela, sirve para convalidar un fraude cualitativo que se inicia en la etapa preelectoral y se concreta cuantitativamente el día de las elecciones. Este proceso de observación debería comenzar, por lo menos, 6 meses antes de las elecciones y culminar un mes después. Lo demás es ignorar todas las aberraciones que se cometen con los recursos del Estado comprando conciencias y chantajeando voluntades. Los vehículos y personal de la FANB mezclados con activistas políticos vestidos de rojo, al servicio del oficialismo son el fiel reflejo del ventajismo electoral.

Por último, le pregunté a un opositor abstencionista si alguna vez votaría por éste gobierno. Airadamente me respondió que no. Le dije que en una confrontación electoral directa, cada voto vale dos, porque cuando le sumas uno a tu grupo y restas uno al contrario, y además no votas, nunca podrás garantizar que otra persona no lo haga por ti. Si eso es así ¡nunca más dejaré de votar"! afirmó el abstencionista.

Noel Álvarez
Coordinador Nacional de "Gente" Generación Independiente

@alvareznv