Síguenos en: Menu

Esto es lo que hay


Enero 13, 2015

Ahí estaba yo, en plena colota, con la radio prendida en una de las pocas estaciones que se resisten al joropo mezclado con loas a la revolución. Comentaban noticias, como antes. Reportaron el número de muertos del fin de semana. Bueno, era un número estimado por los periodistas de la fuente, quienes tienen una especie de contador portátil, con doble dígito, en la puerta de la morgue, porque las estadísticas oficiales hace años que no se publican, bajo la tesis de que si no se reportan oficialmente los homicidios, estos no pasaron. Algo parecido a la desaparición de las estadísticas del BCV, que no publicarlas, parece que resulta más eficiente que la política económica para aniquilar la inflación, la depresión, la escasez y la desinversión.

Luego vino el tema de los secuestros. Dar un número ahí era más atrevido, puesto que las denuncias son mínimas ya que las víctimas prefieren no hacerlo, con el argumento racional de que no está claro si el funcionario receptor es precisamente una de esas voces que daban instrucciones remotas en el radio con la que se comunicaban los secuestradores, mientras tu vas tirado en el suelo con los pies de un malandro en tu espalda para que no te muevas mientras pasan una de esas alcabalas móviles, que cumplen una función tan efectiva como la propaganda que invita a no comprar productos para "acaparar" en el hogar, mientras el Gobierno indica que no le dará más divisas a esos "oligarcas imperialistas" que son los únicos que las producen o importan. Por cierto, ahora se están haciendo secuestros múltiples, que consisten en meter diferentes secuestrados en el mismo carro. Me luce que están inspirados en el Facebook, porque ahora tienes la oportunidad de encontrarte, amarrado y golpeado, con un viejo amigo del cole que no veías desde la graduación, y ahí, en susurro, le lanzas el típico: "que más pana, como está la vaina. Tiempo sin verte".

El programa derivó al área económica, analizando las nuevas medidas, que no han pasado de enunciados generales de intervencionismo y control. Interesante, toda vez que es ese intervencionismo la causa de las distorsiones que ahora se pretenden tapar con más control y que tendrán que tapar después con más y más y más, hasta que explote. No les han pagado la deuda a las empresas de alimentos por las divisas que usaron para importar mercancías que ya fueron vendidas con precios regulados y más auditadas que crupier de casino.

El programa empezaba a abordar temas calientes como la crisis de medicamentos, el colapso de las viviendas para alquiler, la suspensión de operaciones de tiendas por ausencia de mercancía y de política cambiaria para reponerla, cuando sonó mi celular. Era una cliente que me informaba que su jefe venía de improvisto. "Necesito que le des esperanzas para que no me cierren la oficina" dijo con voz desesperada. Y yo, en la cola, con el aire fallando porque no hay repuestos, viendo un motorizado pegándole en el vidrio al señor de al lado para que le pasara el reloj por la rendijita del vidrio, cual cajero automático, colgué el celular, apagué la radio y puse un CD viejo con esa canción premonitoria que dice: "Esto es lo que hay. Esto es lo que hay…".

Luis Vicente León