Síguenos en: Menu

Escenarios para evitar el desastre


Julio 25, 2014

Nicolás tiene un problemón en materia económica, no solo por la grave crisis que nos afecta sino porque entre sus "colaboradores" (con comillas porque él mismo sabe que hay algunos que están jugando a su caída) hay posturas diametralmente opuestas sobre la manera de afrontar la crisis.

Por un lado está el bando de Arreaza, los pudiéramos llamar la neoizquierda trasnochada, que no solo quiere más poder sino que critica abiertamente cualquier cosa que signifique unificación, desmontaje del control de cambio, menos controles, menos Estado, etc. "Giordani es nuestro pastor y nada les faltará" pudiera ser su consigna. Creen que un dual arreglaría la situación, tendría menos costo político y al mismo tiempo se estaría corriendo la arruga lo suficiente para arrasar en las parlamentarias. Este grupo es muy peligroso, no saben de economía (están convencidos que el sector privado le hace al madurismo la guerra económica) y quieren el poder que han estado perdiendo dentro de la toma de decisiones. Son lo poco que queda del chavismo.

Por otra parte está Ramírez y quienes tienen una visión un poco más "liberal" de la situación. Entienden que el trapito caliente del dual no corregiría las distorsiones y son de la idea de unificar las tasas de cambio oficiales. Tienen un inconveniente: entienden la necesidad de mantener el control de cambios para fines políticos (y de negocios) y mientras se debaten entre un crawling peg, flotación sucia o con tipo de cambio fijo, ven que el actual nivel de reservas internacionales sería pulverizado en cuestión de días. Por eso estarían pensando llamar a alguna institución financiera internacional para que facilite algún "pulmón" para estabilizar el mercado de divisas. Estos entienden mejor el problema, se asesoran bien (economistas franceses y venezolanos) "Pero" el modelo político es su principal limitante. Pero debemos tener memoria: su historial en la industria petrolera y de más cargos exhibe fracasos monumentales.

¿Y qué debe hacer Maduro? (además de ver cómo hace para ser un líder e imponerse), la solución pasa por apretarse el cinturón (disminuir el ritmo de crecimiento del gasto público), apagar la impresora en el BCV, unificar los fulanos fondos (tal vez sumen $4-5 millardos a las actuales reservas internacionales) y liberar la tasa de cambio (partiendo de una unificación de la tasa de cambio). Ramírez lo dijo claramente "debemos tomar medidas monetarias y fiscales" antes de emprender la "convergencia cambiaria" (noten que no habló de unificación). Si el ajuste es en precio (tasa de cambio) la necesidad de reservas no sería importante. Esta solución generaría irremediablemente una inflación muy elevada en el corto plazo pero favorecería notablemente el mediano y largo plazo de la economía venezolana (disminución interesante del riesgo país, reacomodo del mercado cambiario, etc).

Hay que poner atención al mensaje que un gobernador del gobierno le mandó públicamente al gabinete económico: hay dolientes poderosos en la liberalización del control de cambio, en el aumento de la gasolina, etc; ya que esto atentaría contra los grandes negocios que grupos dentro del Gobierno hacen con las distorsiones de esta economía.

Como estamos acostumbrados a que el Gobierno no tome las medidas que más convienen al país, liguemos que al menos se imponga el "second-best option" y que la pelea interna la gane Ramírez & Cía (sí, estamos muy mal).

Luis Oliveros

luis_cesar_13@yahoo.com
@luisoliveros13