Síguenos en: Menu

Es que no me tienen paciencia


Enero 16, 2015

"ES QUE NO ME TIENEN PACIENCIA", frase hecha famosa por el recién fallecido Roberto Gómez Bolaños (El Chavo del 8). Exclamación frecuente cada vez que decía o hacia una tremendura en el marco de su inteligente e ingenua ignorancia; provocaba risa al momento que dejaba un mensaje sin hacer daño alguno.

Hoy muchos de nuestros políticos y miembros del gobierno acuñan la frase "Hay que tener calma, al pueblo que tengan calma". Algo así como: "Es que no me tienen paciencia", emulando al Chavo, pero sin la ingenuidad ni la inteligencia de este, aunque si con mucha ignorancia, abuso y desconsideración. Aclaro, digo ignorancia porque de no ser esta, la frase correcta es la de Bolívar "El talento sin probidad es un azote".

Pedirle a un pueblo paciencia después de haber pasado años de su vida haciendo colas para comprar alimentos y medicinas, con problemas de agua potable, con un servicio de electricidad deficiente, con más de 20.000 asesinatos por año (en los 15 últimos), colas para las baterías, pasar un suplicio para conseguir repuesto para lo que sea, dificultades para ser atendidos en los Hospitales, la inflación más alta del mundo, la única fuente de trabajo es la informalidad y el rebusque, víctima de la matraca, educación deficiente, corrupción desbordada, es como mucho.

Pensar que este pueblo después de 17 años de promesas y cuentos de camino no tenga razón de pedir con contundencia y firmeza resultados, explicación de que ha pasado con su dinero, es algo más que temerario y descarado.

Aquí hay que hablar claro sobre lo que pasa y sobre lo que viene, hay que exigir que se entreguen cuentas, no podemos seguir acuñado frases como "QUIÉN PODRÁ DEFENDERME".

Llegó la hora de asumir con la Constitución en la mano, pero asumir. Yo creo que nuestras necesidades, presos políticos, violaciones a la Constitución, crímenes, desamparo, corrupción, se han mantenido porque no cantamos con UNIDAD y decisión. La frase correcta del mismo personaje "SIGÁNME LOS BUENOS".

Cada vez que el pueblo nos marca el camino salen "opinadores de oficio" a sembrar desconsuelo o dirigentes "prefabricados" a exponer decoradas excusas. Claro que corremos peligro como personas y como país, es esa la principal razón para luchar.

Edgar Luzardo