Síguenos en: Menu

Entre la irresponsabilidad y la ignorancia


Agosto 20, 2014

"La esencia de la maldad no reside más que en la ignorancia moral". Fernando Savater.

La responsabilidad es un valor según el cual cada quien debe responder por sus acciones; bien sea por lo que dice o por lo que hace; en todo caso, debe correr con las consecuencias de sus actos si ofende o causa daño a otros o contra de sí mismo. Un irresponsable es un inmoral que echa la culpa a otros sin reparar en el daño que causa.

Cuando un padre o los miembros de una familia gastan más allá de lo que les ingresa, están actuando irresponsablemente. Comienzan a endeudarse hasta que llega un momento en que se hacen insolventes porque tampoco les alcanza para pagar las deudas contraídas. Su dispendio los obliga a empezar a vender poco a poco sus propiedades hasta que quedan en la ruina.

Esta breve explicación es un símil de lo que ocurre en el país. Llegamos a un punto en que los gastos improductivos, clientelares, superfluos e innecesarios son mayores que los ingresos ordinarios, sin embargo, el gobierno incrementa sus niveles de gasto. Los ingresos extraordinarios provenientes del endeudamiento indiscriminado, tampoco alcanzan para cubrirlos, y ya es una mala señal financiar gastos ordinarios con ingresos extraordinarios.

Como es un gobierno maula e ignorante, que paga con retraso, que exige que le rebajen la deuda que irresponsablemente contrajo o no paga, ha colocado al país en niveles de riesgo internacional muy elevado que hacen más caro cualquier posibilidad de crédito.

Estamos en una fase en la que el "papá Estado" irresponsablemente está vendiendo las propiedades de todos los venezolanos, empezando por CITGO, sin consultarnos. Su ignorancia o su inmoralidad llega al extremo de no reparar en la condiciones geoeconómicas de nuestra empresa, que genera ganancias, que tiene una capacidad de refinación de 749mil b/d en 3 refinerías de su propiedad en E.E.U.U; que es propietaria única de 3 oleoductos y accionista de otros 6, y que opera una red de 5.900 estaciones de servicios diseminadas en el territorio del imperio. Entre la irresponsabilidad y la ignorancia nos están conduciendo a la ruina total. Así no se debe gobernar un país. Por eso Venezuela necesita cambiar de rumbo.

Neuro J. Villalobos Rincón
nevillarin@gmail.com