Síguenos en: Menu

El valor económico del Esequibo


Abril 14, 2015

El gran poeta Andrés Eloy Blanco denunciaba en 1941 que Venezuela era el único país del mundo que había perdido la mitad de su territorio sin disparar un tiro. Hoy estamos abandonando nuestra aspiración de recuperar las tierras de la Guyana Esequiba, arrebatadas por Gran Bretaña en 1899 e incluso aguas de la zona económica exclusiva que son nuestras como parte de la proyección del delta del Río Orinoco. Como escapa a este artículo la relación jurídica de nuestros derechos sobre el Esequibo y sus aguas, invito a aquellos lectores interesados en el tema a que me escriban. Les enviaría un manifiesto firmado el 7 de marzo por 200 personalidades, conocedoras del tema, incluyendo civiles y más de un centenar de generales y almirantes en retiro así como 2 artículos escritos por mí en 2012 bajo el título de "Nuestro Esequibo". Basta acá recordar que en 1822 el libertador reclamó a Gran Bretaña las pretensiones que ya comenzaba sobre una pequeña tierra al oeste del río Esequibo. En 1899, por el tratado de París, Gran Bretaña, se nos despojó de 159.500 km2, sin tener Gran Bretaña ningún derecho jurídico. Sólo su fuerza militar, la potencia más importante del mundo para la época. Los Estados Unidos de América desde 1895 habían exigido un arbitraje internacional para que Venezuela tuviera oportunidad de alegar sus derechos ante un tribunal internacional. Éste se constituyó con cinco árbitros: dos norteamericanos en representación de Venezuela, dos británicos y un ruso. Éste Frederic De Martens, había escrito libros donde justificaba pactos entre Rusia y Reino Unido para respetarse sus áreas de influencia. Además negaba a países como Venezuela el derecho a representarse directamente ante tribunales Internacionales.

Ese 1899, De Martens llamó a los árbitros norteamericanos por Venezuela, dándoles un ultimátum: o aprobaban por unanimidad ese despojo de 159.500 km2, tres veces las tierras del Zulia, o él junto a los 2 árbitros británicos daban a Londres el control de un territorio aún mayor, que lo llevara hasta la desembocadura del Orinoco y las minas de oro de El Callao, entonces de las más ricas del mundo. Ante esto, y previa consulta con los abogados, los dos árbitros norteamericanos se pliegan a la "unanimidad" para evitar un despojo aún mayor. Mallet Prevost, joven abogado entonces del lado venezolano, atestiguó 50 años después en 1949, lo que había pasado en un famoso memorándum. Antes, en 1948, el gobierno de Rómulo Gallegos, en la conferencia del Bogotá, con 21 países americanos, dejaba constancia de su reclamo sobre el territorio Esequibo.

¿Y qué pasó luego de 1949? En 1951, 1954, 1962, 1963 y 1964, los presidentes venezolanos mantuvieron el reclamo. Es de resaltar que tiene enormes riquezas en potencial hidráulico, bosques, petróleo, gas, oro, diamantes, bauxita, manganeso, uranio, hierro, cobre y carbón. Estas riquezas valen muchos millardos de dólares. El 17 de febrero de 1966, semanas antes de obtener Guyana su independencia de la Gran Bretaña, Venezuela suscribe con éste y Guyana el Acuerdo de Ginebra. En el artículo 1° se crea una Comisión Mixta para "buscar soluciones satisfactorias para el arreglo práctico de la controversia". En su art. 5° que ningún acto o actividad generará soberanía sobre el territorio en controversia. En 1970, por el protocolo de Puerto España, Venezuela y Guyana congelaban por 12 años la reclamación. Venezuela nunca permitió concesiones en el territorio esequibo. En 1982 se convino la modalidad del "buen oficiante", designados por el secretario general de las Naciones Unidas. Venezuela siguió oponiéndose a concesiones.

A partir de 2005, el gobierno venezolano por boca de su Presidente dice que el reclamo venezolano fue un acuerdo político entre Caracas y Washington para desestabilizar Guyana, entonces socialista. En 2014 naves de la marina de guerra venezolana se presentan en aguas venezolanas para dificultar exploraciones petroleras autorizadas por Guyana. El 29 de enero de 2015, el vicealmirante (R) Elías Daniels en entrevista de prensa expresa que "…no hay documentos jurídicos que demuestran la soberanía de Venezuela en todo el territorio Esequibo…". Lo grave es que Daniels fue jefe de la Unidad Especial Guyana de la Cancillería venezolana desde 1999.

Todo lo anterior es un triste recuento de cómo estamos a punto de perder nuestros derechos no sólo sobre las tierras de Esequibo, sino sobre aguas que son nuestras aun en todo caso. En marzo de 2015 vemos cómo Guyana inicia operaciones exploratorias de petróleo en el bloque Pomeroon con una empresa canadiense y el bloque Starbroek, con Shell y la Exxon, ésta norteamericana ¿Qué va a hacer el gobierno venezolano?

Alfredo Rincón

alfredorin@hotmail.com