Síguenos en: Menu

El testimonio de Giordani


Junio 23, 2014

La salida intespectiva de Jorge Giordani, después de tres quinquenios al frente de la orientación económica del actual régimen, es la prueba más evidente del fracaso del denominado Modelo del Socialismo del siglo XXI. El control exagerado de la economía, la minimización del papel del sector privado, el crecimiento desmesurado del Estado y el manejo discrecional de los ingresos provenientes del petróleo, han conducido a la economía nacional a una de las más graves crisis de toda su historia. Después de quince años de "revolución" la economía ha dejado de crecer, en medio de la inflación más alta del mundo. En este período, que pasará a la historia como muestra del uso más irracional de la renta petrolera, el Socialismo del siglo XXI pretendió distribuir antes de producir.

La consecuencia ha sido la destrucción del aparato productivo tanto privado como público. Esta situación se hace hoy insostenible después de la desaparición física de Hugo Chávez, en manos de un liderazgo débil e impuesto a dedo a propios y extraños.

Giordani expresa en su testimonio, que "A la luz de estos hechos surge una clara sensación de vacío de poder en la Presidencia de la República y concentración en otros centros de poder, destruyendo la tarea de instituciones como el Ministerio de Finanzas y el Banco Central, y dando por hecho consumado la independencia de PDVSA del poder central". En suma, el exministro da un "Testimonio personal" de la existencia en Venezuela de un "vacío de poder", acompañado de anarquía en su manejo, como consecuencia de la debilidad del liderazgo de un hombre inmaduro para asumir la primera magistratura en momentos tan difíciles. El testimonio expresa además, que tenemos "una política externa no meditada y consensuada en el seno de las instituciones políticas bolivarianas" y que además en cuanto a los "desafíos políticos internos", se observa "La improvisación de cuadros sin experiencia y designaciones poco adecuadas para el manejo de los grandes fondos del Estado".

El testimonio tiene especial gravedad en las denuncias de corrupción del régimen. Señala como foco a CADIVI y su mecanismo asociado el SITME, además de los fondos financieros del gobierno: Fonden, Fondo Chino, Tesorería, Banco Exterior y BIV. Igualmente pone de manifiesto la corrupción en "una nueva oleada de grandes gastos sin los requisitos diseñados, y con el agravante de los gastos aprobados por el Gobierno de Calle, decididos sin estudio previo, improvisados de hecho". Todo esto dice claramente el exministro es "una forma de crítica a la situación actual".

Una noticia criminis agregaríamos de nuestra parte, para que actúen los organismos correspondientes. En conclusión, pudiéramos afirmar, que a confesión de parte, relevo de pruebas. Estamos viviendo una crisis sin precedentes en la economía, ante el fracaso de un modelo, el Socialismo del siglo XXI, al que cada vez se le maneja con más ineficiencia, "vacío de poder" y corrupción. En la coyuntura actual, el régimen no sabe qué hacer. Está atrapado entre la recesión y la inflación en medio de la mayor anarquía.

Desde PDVSA , el presidente alterno R. Ramírez, está ganado a aumentar el gasto en bolívares fabricados por el BCV, agravando la inflación, la escasez y la recesión, en medio de un creciente déficit de oferta, estimulado por el flujo insuficiente de dólares. Y mientras tanto Maduro, está entre la espada y la pared, porque según el testimonio de Giordani "no transmite liderazgo". De allí, que las reformas de fondo para superar la crisis, lucen muy lejanas.

Jorge Sánchez Melean