Síguenos en: Menu

El tercer mercado de divisas


Febrero 23, 2015

Este mecanismo de la recién anunciada política cambiaria (SIMADI), que será operado por la Banca y Casas de Bolsa públicas y privadas, se regirá por la oferta y demanda bajo la "supervisión" del BCV. Aun no se ha precisado con claridad de donde procederán los fondos que se negociaran pudieran ser: instrumentos de deuda, turistas, remesas, empresas públicas y privadas o exportadores.

Sin embargo aún presenta indefiniciones e incertidumbre. Será complementado por el mercado estatal que unificara las cotizaciones del SICAD l y ll a Bs. 12 por dólar del Sistema Complementario de Administración de Divisas (SICAD) y será adicional a la tasa de cambio de Bs. 6,30 por dólar (CENCOEX), dirigidas a las importaciones del sector público esencialmente alimentos y medicinas.

Esta plataforma en principio, luce favorable para los agentes económicos por cuanto elimina el llamado Riesgo Contractual, que se produce cuando el oferente o demandante realiza una operación fallida, es decir, las operaciones realizadas en el mercado ilegal son riesgosas por cuanto los intervinientes en la compra-venta de divisas, no siempre cumplen sus compromisos. Otro aspecto que se considera positivo para los empresarios y comerciantes, es que al ser un mercado legal pueden registrar las operaciones al precio de adquisición del dólar. También pudiera considerarse un ensayo para el definitivo desmontaje del control de cambio.

Es evidente, que el éxito o fracaso de este esquema de adquisición de divisas va depender de la confianza y de las divisas disponibles para negociar, habida cuenta, de la precariedad de las reservas internacionales y el desbarajuste de la política fiscal, además del efectivo papel que juegue el BCV en su rol regulatorio, es decir,¿ va a fungir de árbitro convirtiéndose en fiel de la balanza para regular la oferta y la demanda o por el contrario asumirá un tutelaje cambiario?, lo que desvirtuaría el libre juego de la oferta y la demanda de divisas. Eso creemos.

Alfredo Gordon