Síguenos en: Menu

EL PRAGMATISMO Y EL POPULISMO


Mayo 23, 2016

"Nos hemos caracterizado por ser una sociedad que busca para cada problema complejo una respuesta sencilla y generalmente equivocada. Los problemas complejos requieren soluciones complejas y para ello se necesitan personas competentes." H. L. Mencken

El mundo no anda bien. Quizás podría decirse que anda muy mal. Los líderes a nivel planetario, salvo honrosas excepciones, han sucumbido ante la práctica de los antivalores. La ética en las relaciones internacionales está quedando más como una referencia que una praxis principista y de valores.

El pragmatismo, doctrina que tiene el valor práctico y la utilidad como centro de su actuación, y el populismo, entendido como el régimen que intenta buscar apoyo en las masas populares mediante el engaño y el discurso agradable, se han impuesto por mucho tiempo, sobre todo en los países latinoamericanos.

Hace cierto tiempo yo escribí que un líder medianamente inteligente capta en el lenguaje y en las acciones las características y condiciones humanas de su interlocutor; es obvio que no se puede ignorar las verdaderas intenciones de quien habla tratando de hacer creer que su ideología atrasada responde a fundamentos científicos; que su adoctrinamiento es un proceso de transformación educativa; que su visión de sociología rural es la alternativa ante la economía global; que su fe cristiana es tan amplia que cabe su sincretismo religioso; que tiene una visión particular, distorsionada y acomodaticia de la historia, y se regocija en la aplicación sectaria del derecho y la justicia.

Por eso es importante la formación de líderes en las organizaciones sociales. Es necesario formar líderes con visión de largo aliento, que piensen en el desarrollo del ser humano y no líderes oportunistas que procuran aprovecharse de la ingenuidad o buena fe de quienes dirige y que juega malabares con la esperanza de la gente. Esos son líderes oportunistas.

En el periódico ABC de España, el escritor Ignacio Camacho nos acaba de proporcionar el análisis de tres elementos, tres grandes aliados por los cuales triunfan y avanzan los populismos, 1.- "el hartazgo social ante los estragos de la crisis"; no hay duda que la masa empobrecida anda en espera de cualquier mesías. 2.- "La TV y las redes sociales, máquinas de fabricar consignas de gran impacto, soportes básicos de la política-espectáculo". El avance de las tecnologías de información y comunicación ha obligado a reconceptualizar todo; pero, igualmente, ha servido de herramienta para impulsar el engaño y la consecuente decepción. 3.- "el exceso de confianza de unas opiniones públicas intelectualmente perezosas para detectar a tiempo el peligro aventurerista". La aparición de los grandes oráculos mediáticos supuestamente infalibles, a los que recurren y difunden los medios. La lucha contra el pragmatismo y el populismo obliga a prestar atención a la educación y formación ciudadana.

NEURO VILLALOBOS RINCÓN