Síguenos en: Menu

El perfilamiento de la deuda


Junio 26, 2014

Probablemente ustedes escucharon eso de darle un "perfilamiento" a la deuda externa venezolana que, como notaran he colocado entre comillas porque, que se sepa, esa expresión no existe en buen castellano, pero como me imagino hacia donde se dirigen quienes la pronunciaron, parece oportuno darle una explicación y un tratamiento para el caso de que suceda lo que estoy suponiendo. Esa expresión tiene que ver con cambiar lo que se llama el perfil de la deuda, lo cual en sano "cristiano" significa un cambio en los plazos y vencimientos convenidos hasta ahora.

El perfil de la deuda venezolana

Se entiende por esta expresión la forma que toma una curva de los distintos vencimientos de la deuda en el tiempo, representando, a la vez, los distintos rendimientos que tiene año por año. En general, si se examina el comportamiento de los vencimientos de la deuda de cualquier país se consigue que su perfil o curva de rendimiento, como también se llama, expresa la tasa de interés con la que se colocaron diferentes emisiones en el tiempo y tiene una característica común y es que los rendimientos de vencimientos a corto plazo son menores que los de largo plazo, quiere decir que la curva es más baja en los primeros años, esto al principio de la curva y más alta al final, es decir en las emisiones de más largo plazo.

Lo que esto significa es que se paga una mayor tasa de interés en el largo plazo porque en estos influye una tasa de inflación esperada para ese país y, por supuesto, mayor incertidumbre. En el caso de la deuda venezolana su perfil es al contrario y al revés que la de cualquier país, porque los rendimientos y tasas de corto plazo son mayores que los de largo plazo, lo cual quiere decir que la percepción del riesgo Venezuela es mayor a corto plazo que a largo plazo. La consecuencia de este comportamiento de nuestra curva de rendimiento o perfil de nuestra deuda, es que se pagan mayores intereses ahora que después, lo cual explica que el gobierno esté buscando cambiar ese perfil a lo que ha llamado "perfilamiento", probablemente porque no quiere decir claramente lo que se propone...

¿Por qué cambiar el perfil?

Ustedes, igualmente, se preguntaran si se justifica realizar esa operación, cómo y por qué se realizaría. El hecho es que, primero que nada, como se indicó anteriormente colocar deuda o emitirla en las actuales condiciones resulta muy costoso, dados los riegos de corto plazo que tiene Venezuela. Tómense en cuenta que, a pesar de los recientes anuncios y del mejoramiento del valor de los títulos, todavía el riesgo Venezuela es alto, comparado con otros países, lo que explica por qué ni el gobierno, ni Pdvsa logran hacer emisiones al momento.

Lo segundo, probablemente, la principal razón que estaría llevando al gobierno a promover ese cambio es que los vencimientos que tenemos en los próximos años, esto es del 2015 al 2018 son sumamente elevados y alcanzan a sumas verdaderamente significativas. Estamos hablando de un servicio de deuda consolidada, gobierno y Pdvsa, que puede llegar en algún año a los US$ 17.000 millones, cifra que pesa demasiado en los egresos en divisas de esos años, además tomando en cuenta que las exportaciones petroleras mantienen una tendencia muy similar a la actual, aumentado las restricciones que tiene el mercado cambiario.

Lo más seguro es que el gobierno se esté planteando cambiar el perfil y retrasar los pagos que habría que hacer a corto plazo y a eso lo llama "perfilamiento", pero lo que no ha dicho es que, en realidad, esa sería una operación de refinanciamiento que debe estar negociando con alguna entidad financiera. No nos extrañe que, en algún momento, se nos anuncie una operación de ese calibre, muy similar, por cierto a la tan criticada a principios de los años 90, cuando se recompuso el perfil con los llamados Bonos Brady.

Condiciones para un refinanciamiento

Interesa ahora saber que una operación como esa probablemente requiera implicar un cuadro de condiciones muy similar a la que le impondría cualquier entidad financiera, llámese banco, Fondo Monetario, Banco de Desarrollo o cualquier otra, pero que obliga a presentar un plan económico, más o menos creíble y esto es lo que está en juego cuando se habla de cambiar el perfil.

Toda esta historia que ha salido a la luz con la carta de Giordani tiene que ver con el tema porque, después de haber criticado severamente esas condiciones, se vienen a dar cuenta de que el inmenso desorden que generaron en las finanzas públicas y en los mercados monetario y cambiario algún día se tiene que pagar y, para que no haya excusa de ninguno de los responsables, es que fue a partir del 2005 cuando se aumentó brutalmente el saldo de la deuda, precisamente para asegurar las elecciones posteriores, dado el estancamiento del ingreso petrolero.

Maxim Ross