Síguenos en: Menu

El futuro de la humanidad


Diciembre 29, 2014

Parte I

Explica John White, especialista sobre temas de conciencia y espiritualidad, que la raza humana está llegando rápidamente a una gran línea divisora de la historia, probablemente la más crítica de todas, hecho ese que se inició a partir de finales del año 2.012. Señala que no se trata solo de una situación simplemente política, sociológica ó cultural, que de hecho lo tiene, sino también biológica. ¿Notan los amables lectores como está de acelerado el tiempo y la historia? Esa aceleración vertiginosa del tiempo, unida a la alteración notoria del clima, la intensificación de terremotos, maremotos y "superhuracanes", son claras señales de lo que pronto habrá de venir.

Dice White que todo eso evidencia una crisis existencial que nos conducirá a un despertar de conciencia en muchos. En efecto, como de eso se trata, la solución para la sobrevivencia ha de ser un cambio conciencial. Cambiar de conciencia, elevarla a niveles superiores a los actuales, crecer interiormente, vale decir, espiritualmente, lo que los místicos cristianos refieren como la "crucifixión del hombre viejo dentro de cada uno, dándole nacimiento al hombre nuevo", al hombre espiritual, el de valores éticos y morales, centrándonos en Dios y en la vida divina.

La supervivencia requiere pues, de un cambio de conciencia que nos permita de igual modo, evolucionar como seres divinos. La evolución está siempre en marcha y va pareja con los cambios concienciales. Esta ocurre a nivel humano, animal, vegetal y cósmico. Según el citado autor, "cuando se examina la historia natural y cultural, se observan formas cada vez más complejas que se ordenan para expresar más plenamente la conciencia que existe detrás del mismo proceso de la creación." Por ello, "la evolución es una historia de formas cada vez más refinadas de vida, que emergen con grados superiores de conciencia".

Ese proceso de evolución está siempre en marcha, vale decir, ocurriendo de forma sempiterna, acentuándose a partir de finales del año 2.012 en adelante, tiempos esos en que la naturaleza movilizará todos sus recursos para dar un salto cuántico hacia el futuro. Las evidencias de ese gran salto están a la vista: Niñez y juventudes más talentosas, despiertas, de mente más aguda que la gente de antaño, muy especialmente, aquellos que se llaman "niños índigos" y la creciente inquietud de grupos buscando nuevas respuestas y paradigmas (Era de Acuario).

Kaled Yorde