Síguenos en: Menu

El futuro de la humanidad. Parte II


Enero 05, 2015

Desde finales del año 2.012, la humanidad se halla ante una gran encrucijada: o termina por despertar conciencialmente y trabaja para las fuerzas del bien, el amor, la paz y la reconciliación, centrándose en Dios y en la vida Divina; o terminará de hundirse en el insondable abismo de las aniquiladoras fuerzas del mal.

La naturaleza va a pasar nuevamente, tal como en antaño, por una dramática alteración física para la limpieza del medio ambiente, el reacomodo de la geografía y la purificación de las mentes de los humanos. Una intensa e inusual tormenta magnética proveniente del astro solar, dará el impulso hacia ese gran cambio.

John White, citado en el anterior artículo, lo explica así: "Es la manera en que la naturaleza resistirá al comportamiento irracional del ser humano y su propósito destructivo, haciendo evolucionar formas de vida que sepan interactuar más sanamente, puesto que su conciencia habrá cambiado.

White a ese proceso lo llama "survivolución", la combinación del acto de sobrevivir y también evolución como raza humana. Esta survivolución sucederá con más especularidad a nivel humano. Las noticias de tragedias y catástrofes que están sucediendo intensamente hoy en el mundo, vienen a ser los acontecimientos preliminares que muestran que está emergiendo una forma de vida más elevada. Según el citado autor, habrá no tanto un corte generacional o un corte de comunicación como algunos lo explican, sino un "corte de especie". Una nueva especie está abriéndose paso en el planeta y frente a la especie dominante y amenazadora, está afirmando su derecho a la vida.

Recalca White: "Una nueva raza está saliendo de su refugio y en la survivolución produce su salto hacia adelante.

A la nueva raza el citado autor la denomina "Homo noéticus", una nueva manera que tiene la actual niñez y juventud de percibir la vida. Noético es un término que significa estudio de la conciencia y esa actividad es una característica esencial en los miembros de la nueva raza. Por su manera de ser, esos jóvenes y niños son mucho más conscientes y despiertos que el resto de la humanidad, llamando la atención por su manera de percibir el entorno y las respuestas que tienen en la punta de la lengua para cada situación. A ese creciente número de personas ya despiertas a las influencias de la Nueva Era Acuariana, aún la mayoría de la humanidad que controla el poder mundial, sigue sin prestarle atención y por ello andan ciegos, sordos y mudos frente a lo que está pasando en el mundo.

Kaled Yorde