Síguenos en: Menu

¿El colapso de la economía en 2016? Por: Guillermo García


Diciembre 22, 2015

La oposición logró 112 diputados logrando así la mayoría calificada (2/3) en la Asamblea Nacional. La mayoría calificada implica un rebalanceo de los poderes públicos y políticos ¿Podrá la nueva AN influir sobre el Ejecutivo Nacional para que éste tome las medidas que debe tomar? El resultado electoral adverso para el gobierno, lo coloca en una situación comprometida para establecer un programa de ajuste integral que implicará entre otras cosas producir otra maxidevaluación del tipo de cambio oficial. La razón que postergó esa medida fue solamente política: las elecciones parlamentarias. La inacción y medidas económicas incompletas que no se tomaron fueron más importantes en su momento que la solución definitiva de los desequilibrios económicos. ¿Cuál será ahora el costo para la población de un plan de ajuste de esta naturaleza? Empobrecimiento brutal de la población más vulnerable, reducción del poder de compra del salario, desarrollo hiperinflacionario, desmejora de la calidad de vida de las mayorías y un bolívar pulverizado.

Bajo las condiciones actuales de deterioro económico y de gigantescos desequilibrios de variables macro, niveles de altísima inflación en umbral hiperinflacionario y profunda pobreza generados por políticas económicas erradas, desconfianza y poca credibilidad: ¿será posible que el Presidente Maduro autorice la aplicación de medidas de política económica ortodoxas como plantean algunos economistas y la AN? Pienso que no. El modelo económico socialista del siglo XXI los entrampó.

¿Qué podría verse en el 2016?

El Ejecutivo Nacional está emitiendo ya señales que la relación con la AN será dura y de conflicto de poderes que podría ser perjudicial para la estabilidad económica del país. En mi opinión, es muy poco probable que el gobierno corrija los desbalances económicos y aplique un programa de ajuste en medio de este conflicto de poderes y considero que ninguna de las partes políticas quiere que la relacionen con unas decisiones impopulares y más con un escenario posible de revocación presidencial en 2016. La postergación de un plan de medidas y de estabilización agravará la crisis económica y nos pondría al borde del colapso.

Escenario económico y financiero para 2016

La economía venezolana ha llegado a un punto de quiebre que no permite esperar un día más para que el gobierno tome decisiones. La situación se agrava aún más con los hechos en los mercados internacionales: devaluación del yuan, apreciación del dólar, alza de tasas de interés en EEUU, y sus efectos negativos sobre los precios del petróleo y materias primas (oro) que ya están incidiendo, registrando precios de $35,22 barril que no se tocaban desde 2009 y pronostican un escenario tremendamente difícil para Venezuela en 2016. Apostar a una recuperación súbita de los precios petroleros que han venido ajustando hacia la baja en los 2 últimos años, y pensar que se puede paliar la crisis con los recursos con que se disponen en reservas, es no sólo peligroso para la salud financiera del país, sino que conlleva riesgos muy altos sobre la inflación, la moneda, la economía y el empleo, afectando con mayor severidad a la población menos favorecida.



Reservas y pago de deuda

Al 17 de diciembre el BCV registró un monto de las reservas internacionales en 14,58 mil millones de dólares, su nivel más bajo desde mayo de 2003, cuando el petróleo venezolano estaba vendiéndose por menos de $22 el barril. Es importante señalar que de este monto de reservas, 75% son oro monetario. Al 31 de octubre de 2015, Venezuela tenía aproximadamente $11 mil millones de sus reservas en oro (Ajustó su precio promedio de marzo). La parte de reservas líquidas o reservas operativas estarían en el orden de los dos mil millones de dólares, ya que dentro de las reservas internacionales se contabilizan los Derechos Especiales de Giro en el FMI y de los cuales el gobierno ha solicitado retiros por 1.346 millones de dólares este año.

Pagos de deuda externa

Para el año 2016 los pagos de deuda representados en bonos de la República y Pdvsa ascienden entre capital e intereses a $10,493 millones. Si los precios del petróleo no se recuperan en el 2016 y el gobierno no establece un plan de ajuste económico integral y ordenado, las probabilidades de default para 2016 se incrementan en un porcentaje muy alto La voluntad de pago del gobierno existe, lo que está en duda será la capacidad de pago.

Ante éste cúmulo de elementos y distorsiones de esta magnitud, tanto en lo económico como en lo social; en mi opinión, detener y revertir estas situaciones requerirá de una combinación especial de políticas económicas que afecten al tipo de cambio, el presupuesto fiscal, la oferta monetaria y en algunos casos, medidas directas que apunten a los precios y salarios. Un programa de estabilización serio y creíble con una total disciplina de política económica altamente profesional, transparente, lejos de la influencia política que no hemos tenido desde 1983.

Guillermo García