Síguenos en: Menu

Efrén Gutierrez: ¿Ha sido exitosa la Abenomics?


Junio 02, 2017

La llamada Abenomics, es la política económica del actual Primer Ministro japonés Shinzo Abe, a partir de su segundo mandato, para tratar de sacar a Japón de sus problemas económicos de deflación y recesión. Fué lanzada en 2012, y, según el Profesor emérito de la Universidad de Yale y asesor especial de Abe, Koichi Hamada, "se puede descomponer en tres aspectos –relajación monetaria en gran escala, política fiscal expansionista y estrategia de crecimiento a largo plazo–, y que Abe, refiriéndose al cuento de Motonari Mori, daimyo ('señor feudal') del siglo XVI, llama las 'tres flechas', ya que, según la leyenda, Mori ordenó a cada uno de sus tres hijos que rompiera una flecha en dos. Después de que lograran hacerlo, les dijo que atasen tres flechas juntas y rompieran al instante todo el manojo; ninguno de ellos pudo hacerlo.
En palabras de Nouriel Roubini, economista de la New York University Stern School of Business: "Los tres componentes –o 'flechas' – de la Abenomics comprenden un estímulo monetario en gran escala y en forma de relajación cuantitativa y cualitativa (RCC), incluido más crédito para el sector privado; un estimulo fiscal a corto plazo, seguido de una consolidación para reducir los déficits y hacer sostenible la deuda pública; y reformas estructurales para fortalecer la oferta y el crecimiento potencial."
Asimismo plantea que "Dentro de cinco años, en Japón, si no hay suficiente reformas estructurales, si finalmente los problemas fiscales no se resuelven, se van a quedar sin balas de política monetaria ". Sin embargo, "Lo correcto se puede hacer y por lo tanto habrá luz al final del túnel para Japón. Así que no me rendiría por ellos".
La economía japonesa es, en este momento, la quinta del mundo con un PIB estimado para 2016 de 4.932.000.000.000 (4,9 trillones de USD), después de China (21,27 trillones de USD), Unión Europea (19,18 trillones de USD), Estados Unidos ( 18,56 trillones de USD) y la India (8,72 trillones de USD). Para que tengamos una idea, el PIB estimado de Venezuela para ese año, fue de 0,47 trillones de USD. Por su ingreso per cápita de 38.900 USD/año, se ubica en la posición 41. El de Venezuela (109), es de 15.900 USD/año.
Para ese año, según el mismo Koichi Hamada, en las estadísticas oficiales, que sitúan el PIB de Japón en 4,9 trillones de USDS, este sigue a 1,1 trillones de USD, aún, de alcanzar un objetivo clave de la segunda iteración de Abenomics: lograr una economía de 6 trillones de USD. Aunque, la lectura revisada y ajustada de las estadísticas reduciría ese déficit en un 70%, es decir, a apenas 0,4 trillones de USD.
De acuerdo a las estadísticas de Datosmacro, la economía japonesa se ha comportado con su tasa de crecimiento entre 2012 y 2016, de esta manera: 2012 (1,4%), 2013 (1,6%), 2014 (0,3%), 2015 (1,1%) y 2016 (1,0%). Es decir, que, a pesar de ciertos "vaivenes" trimestrales, ha venido creciendo moderadamente, saliendo de la recesión en la que se mantenía desde la grave crisis mundial de 2008. Por supuesto, un crecimiento lejos de economías como China (7%), India (6%) y Corea del Sur (3%), pero crecimiento y no recesión. En ese sentido, se podría decir que la Abenomics ha sido, más o menos, exitosa.
Con respecto a la inflación, tenemos igualmente que, desde el impulso de la Abenomics en 2012, se observa un pequeño crecimiento de los precios, reflejados en estas magnitudes: 2012 (0,10%), 2013 (1,62%), 2014 (2,36%), 2015 (0,10%) y 2016 (0,20%). Esto, comparado con el 2011 (-0,20%), 2010 (-0,40%) y 2009 (-1,67%), le dan un respiro no deflacionario a la economía nipona.
De acuerdo a Funds people (comunidad de referencia de los profesionales de la inversión colectiva y gestión de activos en el sur de Europa (España, Andorra, Portugal e Italia) y Latinoamérica), el analista Yunyoung Lee de la firma Henderson Global Investors plantea: "el Abenomics está produciendo cambios cuantificables en la economía japonesa y su mercado de valores. Durante la primera fase de suavización de las condiciones monetarias el tipo de cambio dólar estadounidense/yen experimentó una subida próxima al 30 %. El PIB nominal, mientras tanto, ha aumentado un 9,5 %; la tasa de desempleo ha bajado de más de un 4 % a menos de un 3 % y la rentabilidad de los fondos propios del Nikkei Index se ha incrementado del 5,5 % al 8,1 %. Los inversores en renta variable japonesa parecen tener también una opinión positiva del Abenomics, con una subida del 82 % del Nikkei Index 225.
A pesar de las opiniones divergentes sobre la efectividad de la Abenomics, podríamos decir que, en general, hasta ahora, ha sido ligeramente positiva para la economía japonesa, sacándola de la postración en que se encontraba desde la gran crisis mundial de 2008 y ha servido de ejemplo para otros países de Asia, Europa y el resto del mundo, en el sentido de que el impulso de un plan económico no convencional coherente puede impactar favorablemente a una economía, no importa la magnitud de los problemas que confronte.
Si algo pudiera criticarse a la Abenomics, es que no incorpora claramente algunos nuevos rasgos de la economía global como lo referido a la economía colaborativa y la lucha contra la inequidad en el ingreso, a través de la incorporación de figuras como el Ingreso Básico Universal (UBI). Esto pudiera volver más lento el logro de los objetivos y hasta revertirlos. Sin embargo, la "tradición" tecnológica de Japón en la nueva revolución industrial que se desarrolla con la robotización, la inteligencia artificial y el internet de las cosas , entre otros elementos, es un factor que pudiera contribuir a conquistarlos.

Maracaibo, 30 de mayo de 2017
Eco. Efrén Gutiérrez – @efrengut - efrenguti@gmail.com