Síguenos en: Menu

Efrén Gutierrez: El Mercado Forex (FX)


Agosto 27, 2017

Debido al interés mostrado por algunos amigos, nos vimos motivados a dar nuestra opinión sobre el llamado Mercado Forex (FX) que no es otro sino el de compra-venta de divisas, el cual cada día despierta más el interés tanto de empresas como de personas naturales.
Hasta hace poco, el Forex en el mercado de divisas había sido del dominio de grandes instituciones financieras, corporaciones, bancos centrales, fondos de cobertura y personas extremadamente ricas. La aparición de Internet ha cambiado todo esto, y ahora es posible para los inversores promedio comprar y vender divisas fácilmente con el clic de un ratón a través de cuentas de corretaje en línea.
Los orígenes del Mercado Forex, habría que remontarlos a la creación del sistema monetario del patrón oro en 1875. Antes de que se aplicara el patrón oro, los países utilizaban comúnmente el oro y la plata como medio de pago internacional. El principal problema con el simple uso de oro y plata para el pago era que su valor se veía afectado por la oferta externa y la demanda.
La idea subyacente detrás del patrón oro era que los gobiernos garantizaran la conversión de su moneda en una cantidad específica de oro, y viceversa. En otras palabras, una moneda debería estar respaldada por oro. Obviamente, los gobiernos necesitaban unas reservas de oro bastante importantes para satisfacer la demanda de intercambio de divisas. A finales del siglo XIX, todas las economías de los principales países del mundo habían definido una determinada cantidad de monedas por el valor de una onza de oro. Con el tiempo, la diferencia en el precio de una onza de oro entre dos monedas se convirtió en el tipo de cambio para esas dos monedas. Esto representó el primer medio estandarizado de cambio de moneda en la historia.
Finalmente, el patrón oro se rompió durante el comienzo de la Primera Guerra Mundial. Debido a la tensión política con Alemania, las principales potencias europeas sinteron la necesidad de completar grandes proyectos militares y la carga financiera de estos proyectos fue tan grande que, no había suficiente oro, en ese momento, para intercambiar por todo el exceso de moneda que los gobiernos tuvieron que imprimir.
No fué sino, terminando la Segunda Guerra Mundial, cuando las naciones aliadas creyeron que sería necesario establecer un sistema monetario para llenar el vacío que quedó atrás cuando se abandonó el sistema de referencia del patrón oro. En julio de 1944, más de 700 representantes de los Aliados se reunieron en Bretton Woods, New Hampshire, USA, para deliberar sobre lo que se llamaría el sistema de Bretton Woods de gestión monetaria internacional.
Los Acuerdos de Bretton Woods condujeron a la formación de un siguiente esquema en el cual, a través de un método de tipos de cambio fijos, el dólar estadounidense sustituyó al patrón oro para convertirse en la moneda de reserva primaria, respaldada por el oro.
Este esquema duró hasta el 15 de agosto de 1971, cuando los Estados Unidos anunciaron al mundo que ya no intercambiarían oro por los dólares estadounidenses que estaban en reservas extranjeras, marcando el final de Bretton Woods.
Después de que el sistema de Bretton Woods se rompió, el mundo finalmente aceptó el uso de tipos de cambio flotantes durante el acuerdo de Jamaica de 1976. Esto significó que el uso del patrón oro sería abolido permanentemente. Sin embargo, esto no quería decir que los gobiernos adoptarían un sistema de tipo de cambio de libre flotación puro. La mayoría de los gobiernos emplean hoy en día uno de los siguientes seis sistemas de tipos de cambio:
Uniones monetarias, con una moneda común, como la Eurozona.
Ninguna moneda de curso legal. Se utiliza la moneda de otro país (ej. dolarización).
Currency Board, un acuerdo explícito sobre un tipo de cambio fijo entre dos o más monedas.
Acuerdo de zona de interés, donde se permite que el tipo de cambio fluctúe dentro de ciertas bandas.
Peg, con un tipo de cambio ajustado periódicamente.
Flotación gestionada, es decir, un régimen cambiario flexible con alguna intervención gubernamental. Y,
Tipo de cambio libre o determinado por el mercado.
En el globalizado mundo actual, la necesidad de intercambiar monedas es la principal razón por la que el mercado de divisas es el mercado financiero más grande y más líquido. Empequeñece a los otros mercados en tamaño, incluso el mercado de valores, con un valor promedio negociado de alrededor de 5.000 millones de dólares EE.UU. por día.
A pesar de ser un mercado de baja volatilidad, donde las fluctuaciones monetarias diarias suelen ser muy pequeñas. La mayoría de las paridades de divisas se mueven menos de un centavo por día, lo que representa un cambio inferior al 1% en el valor de la moneda.
Sin embargo, mientras que el mercado de divisas puede ofrecer más emoción al inversor, los riesgos son también más altos en comparación con la negociación de acciones. El apalancamiento ultra-alto del mercado de divisas significa que enormes ganancias pueden rápidamente convertirse en pérdidas perjudiciales y puede acabar con la mayor parte de tu cuenta en cuestión de minutos.
En el caso venezolano, donde existe un draconiano control de cambios, las empresas y personas naturales, deben restringir sus actividades, dentro de las fronteras del país, a lo pautado por la Ley y convenios cambiarios que rigen la materia. Sin embargo, el internet y la posibilidad de manejar cuentas en bancos de otro país, podrían abrir la oportunidad de participar en el Mercado Forex, a la par de ciudadanos de otros países, convirtiendo a éste en un potencial mercado para la inversión y la obtención de ingresos en divisas extranjeras.
Maracaibo, 26 de agosto de 2017

Econ. Efrén Gutiérrez - @efrengut - efrenguti@gmail.com