Síguenos en: Menu

Efrén Gutierrez: Econocracia


Noviembre 06, 2016

Desde hace algunos años, se viene culpando a la ciencia económica de algunos de los problemas de ingresos y bienestar de las personas y las familias, disponibilidad de bienes y servicios y otros asuntos de la vida cotidiana, incluso en los países desarrollados. Hasta se ha llegado a acuñar el término despectivo de econocracia. Y, se ha hablado del Imperialismo de la economía.
Esto sería algo similar a, achacarle el uso de las bombas atómicas a la Física, la guerra bacteriológica a la Biología y las armas químicas a la Química.

La Ciencia Económica es una disciplina que se basa en administrar la escasez de recursos, bienes y servicios, de manera equitativa en la sociedad.
Como toda ciencia, sus leyes pueden prescribir y avanzar con el paso del tiempo, al igual que las ciencias naturales. Además, por su carácter social, está influído por la interpretación subjetiva de los seres humanos.

Cuando se ha hablado de econocracia, se ha alertado acerca de los peligros de que los expertos en economía sean los que formulen propuestas en este tema y se quiere hacer ver que los temas económicos pueden ser entendidos y manejados por cualquier persona, quitándole su condición científica.
Así como para producir determinados resultados, como, por ejemplo, la generación de electricidad, existen diferentes métodos físicos, químicos o biológicos para producirla y que, no son de total consenso o compartidos de igual manera por los científicos; así, también existen diferentes propuestas de solución para algún problema económico, como la inflación u otro.

Entonces, consideramos que, si llegamos a hablar de econocracia, debería ser para darle un reconocimiento a la relevancia que ha logrado la ciencia económica para aportar soluciones a los problemas de la vida de los ciudadanos, a nivel local, regional, nacional y global y no, para denostar de la ciencia económica y los economistas.

Sin llegar a magnificar el rol de la economía y los economistas en la vida moderna, creo necesario que se reconozca el importante papel que juegan en las familias, la empresas y organizaciones sociales a cualquier nivel, sus distintas ramas: Microeconomía y Macroeconomía; Economía Cuantitativa (Econometría) y Economía Aplicada.

Debido a la gran influencia de las Políticas Económicas: fiscal, monetaria, exterior y salarial en el desempeño de los países, cada día, se hace más indispensable la formación y capacitación elevada en esas áreas y, el otorgamiento de las responsabilidades de dirigir dichas políticas a esos profesionales y no, a cualquier "cuadro político", por su lealtad con la orientación política o ideológica del partido o partidos de gobierno.

Sin embargo, para medir los resultados positivos de esas políticas económicas, no basta con mostrar números fríos, sobre crecimiento, empleo, inflación, tasa de cambio, etc., sino, en que se observe bienestar real en las condiciones de vida de las personas y familias: alimentación, educación, servicios públicos, vestido y vivienda, etc, sin menoscabo de la equidad, la libertad y hasta la felicidad.
La reciente propuesta, en varios países del mundo, del llamado Ingreso Básico Universal (Universal Basic Income), pudiera ser la base para construir una economía en los países con un mínimo de bienestar social que potencie las capacidades de los seres humanos que lo habitan.

Este Ingreso Básico Universal, consistiría, fundamentalmente, en otorgar una cantidad de dinero estipulada (de acuerdo a los precios en el país) a cada ciudadano, trabaje o no, para que pueda cubrir sus necesidades básicas personales y/o familiares, de alimentación, vestido, vivienda, salud y educación. Los otros ingresos que reciba, serían por las actividades productivas a las que se dedique.
Maracaibo, 06 de noviembre de 2016

Econ. Efrén Gutiérrez Twitter: @efrengut