Síguenos en: Menu

Economía y demagogia


Noviembre 04, 2014

La crisis en la economía que padecemos hoy ha llevado al gobierno nacional a ejercer acciones que parecieran contradictorias con lo que han venido profesando durante los 15 años que llevan en el poder.

Creo que lo primero que debemos entender es que la situación de desabastecimiento, alta inflación y falta de liquidez en dólares que padecemos ahorita no es producto de ninguna coyuntura, ni de la inexistente guerra económica; sino de 15 años de un modelo irregular, estatista y de controles que ha puesto a la economía del país al servicio de estrategias electoreras y demagógicas para ganar procesos electorales.

Sin embargo una vez más quedó demostrado que la economía de un país, por más recursos que tenga, no puede ser manejada de la forma antes mencionada, porque inevitablemente se pagan las consecuencias. En estos momentos tenemos en Venezuela, según cifras oficiales, una inflación anualizada que ronda el 70%, un desabastecimiento de medicinas de 60%, liberaciones de precios de productos básicos que superan el 100%, el aparato productivo nacional prácticamente destruido, enormes colas para conseguir alimentos y otra importante devaluación tocando la puerta.

Vemos con asombro cómo desde el Gobierno se intenta tapar la crisis a punta de demagogia y con medidas engañosas que no van al fondo del asunto. El problema del desabastecimiento de alimentos y medicinas no los causaron los buhoneros, sino la falta de producción de los productos básicos y la poca liquidez en dólares para las importaciones; la altísima inflación no es producto de los comerciantes, sino de la impresión de dinero inorgánico y de las distorsiones en la oferta y la demanda de bienes y servicios, creadas por el modelo económico que han impuesto desde el poder.

Para el primer trimestre de este año según el Instituto Nacional de Estadística, en nuestro país había más de nueve millones de personas en situación de pobreza, es decir ciudadanos que no devengan el dinero necesario para comprar alimentos y pagar transporte y educación; este hecho es injustificable, puesto somos alrededor de 30 millones de habitantes y, sobre todo, porque a Venezuela le han ingresado, durante estos años de revolución, inmensos recursos producto de una bonanza petrolera.


Tomás Guanipa

@tomasguanipa