Síguenos en: Menu

¿Dónde está el piloto?


Noviembre 03, 2014

Ese es el título de una película cómica de hace tres décadas. Retrata también la actual coyuntura de la sociedad y economía venezolanas. El Presidente Maduro ha heredado una cosecha de muchos años. Es inexacto hablar del "gobierno de Chávez". Hubo varios gobiernos de él. Puede decirse que de 1.999 a 2.003, se dio una orientación aceptable a la macroeconomía, a pesar de 51 decretos o leyes aprobadas en noviembre de 2.001, y del manejo de PDVSA en 2.002. Tiene la oposición responsabilidad compartida en la crisis política, golpe de estado y paro que culminó en febrero de 2.003. Sin duda hubo provocación del presidente Chávez, pero también prepotencia y mal cálculo de parte importante de la dirigencia petrolera, empresarial y política de la oposición.

En febrero de 2.003 derrotado el paro, se impone el control de cambios y va iniciándose en el País programas de misiones, como el de "Barrio Adentro", que lleva a médicos y paramédicos cubanos a residir en los mismos barrios y pueblos que van a atender. No es cierto que no hubiera antes medicaturas rurales ni dispensarios médicos y odontológicos en barrios y pueblos. Sí lo es que la presencia de aquéllos, muchos extranjeros, se hace masiva. En 2.004 y 2.005, aunque con políticas cada vez más populistas, se mantiene un marco macroeconómico relativamente ortodoxo. A finales de 2.006 las cifras de inflación, PIB y deuda pública son manejables. Ha ocurrido sí además del revocatorio, elecciones parlamentarias en 2.005 que por provocaciones del CNE y la errada decisión de la oposición de no participar, dio un total control al Gobierno no sólo de la Asamblea Nacional, sino de la Contraloría, Fiscalía. Defensoría y lo más importante, del nuevo CNE y el Tribunal Supremo de Justicia.

Es a partir de 2.006, con la reelección de Chávez y su anuncio de ir en ruta al socialismo, violando así la Constitución Nacional, cuando comienza este tercer gobierno chavista y el deterioro económico y político del país. Sólo como referencia, para el cierre de 2.006, la deuda pública total del País incluso PDVSA, es de unos 30 mil millones de $ U.S.A, comparable a la que Chávez recibió en 1.999. Hoy, junto al saldo por pagar de los cuatro Fondos Chinos y otras deudas públicas no registradas como tales, se acerca a 250 mil millones de dólares. Ocho veces más.

El número de empleados y obreros públicos ha pasado de 1.200.000 (1.998) a 2.500.000 hoy. El de pensionados del Seguro Social de 380.000 a 2.600.000. Se ha expropiado empresas privadas que generaban buenos empleos e impuestos, como SIDOR, Banco de Venezuela, CANTV, Electricidad de Caracas, varias cementeras, Agroisleña, un centenar de contratistas petroleras de Lagunillas. Ojeda y Maracaibo, centenares de fincas en producción a lo largo del País. Se ha ahuyentado la inversión extranjera.

Lo anterior resume el legado económico de Chávez. El actual Presidente de la República debería verse en el espejo de lo que hicieron Eleazar López Contreras a la muerte de Gómez (1935) y Adolfo Suárez, quien de Ministro de Franco (1975) un año después al asumir como Primer Ministro, y de acuerdo con el Rey Juan Carlos, enrumbó a España dándole un viraje necesario a ese País. ¿Será Maduro el piloto o capitán que lo haga? O seguiremos hundiéndonos en el mar de los Sargazos.

Alfredo Rincón

alfredorin@hotmail.com