Síguenos en: Menu

Divisas en su mínimo histórico


Junio 30, 2015

Para nadie es un secreto que la actividad económica está en caída libre, y no hay indicios que alto gobierno intervenga para detener prontamente esta dramática situación. La fuerte caída en la liquidación de divisas ya ha alcanzado su mínimo histórico, al punto tal que si comparamos las asignaciones de divisas otorgadas por los diferentes mecanismos de asignación desde abril de 2.014, cuando se asignaban en promedio US$ 140 millones diarios a abril de 2015, nos encontramos que éstas han caído un 70 por ciento, es decir, solo se ha recibido en promedio US$ 40 millones diarios para importaciones, impactando el abastecimiento, la escasez, la operatividad de las empresas, el manejo de inventarios y la inflación. Al impactar los niveles de inventarios, hace que opere el mercado negro o informal, donde los precios de los bienes se obtienen pagando entre 4 y 7 veces sus precios regulados, cuando no a precio del dólar paralelo, lo que incide en los altos niveles de inflación. A pesar del subsidio de los alimentos con el dólar a 6,30. En la práctica, los mecanismos informales convierten este dólar en Bs. 60.

Existe la presunción de que el gobierno ha estado manejando varios escenarios para intentar corregir esta situación. El problema es que no termina de accionar, ni en un sentido u otro. Por ejemplo, se dice que se está estudiando mover la tasa de 6,30, devaluando el tipo de cambio para atenuar la presión fiscal. También, la posibilidad de unificar el tipo de cambio, al llevarlo a una sola tasa. Otra posibilidad es seguir corriendo la arruga, esto se lograría oxigenando con divisas los diversos mecanismos de asignación de divisas, por lo menos, hasta las elecciones. Y por último, existe la posibilidad que el gobierno profundice aún más los controles aumentando la represión hacia el sector privado y simultáneamente aumentando las importaciones del sector público. Lo cierto del caso, es que ninguno de estos escenarios ataca el fondo del problema. Eso creemos.

Alfredo Gordon