Síguenos en: Menu

DEBATE: ¿TRAS BASTIDORES NACERÁ UNA POSIBILIDAD?


Abril 17, 2016

Es posible que la misma realidad nos empuje a terminar admitiendo que nuestra visión del Estado, el rol de los partidos políticos, la función de la religión, los sindicatos y hasta el mundo empresarial privado, deberán adaptarse a estos tiempos de cambios en el marco de una crisis sin precedentes. Las debilidades de ambas formas de gobernar en Venezuela, dentro del marco de la democracia que no se puede ni soñar en que se pueda retornar a los tiempos de la prosperidad pasada, así como tampoco creer que en el mal llamado Socialismo del siglo XXI, esté la solución de todos nuestros problemas.

Ambas concepciones han fracasado rotundamente; la primera, con su Capitalismo de Estado no previó los peligros de su inevitable decadencia y facilitó la emergencia de un liderazgo militar que terminó produciendo el bodrio que hoy padecemos, Por el otro lado, el segundo, persistiendo en un modelo caduco y cuyo beneficio es de pocos, aceleró todos los procesos que nos han llevado a la presente situación y que hoy conocemos a la perfección.

Ya no nos asombra nada de esta bestial revolución y menos nos deja de asombrar el colmo de la sinvergüencería del régimen; el presidente Maduro ha insinuado la posibilidad de clausurar la AN y en verdad, ni los partidos ni nadie podría evitar tamaño desafuero. Por otro lado, un país donde una banda de pranes incautó los restos de la señora madre del diputado Diosdado Cabello y amenazó con tirarlos al Guaire, sino, les devuelven las armas incautadas; estos hechos, nos indican sobre el grado de degeneración al que hemos llegado.

¿No nos podremos organizar de manera diferente dentro de un Nuevo Orden más solidario y equitativo? Tal vez esa sea la revolución en curso y hasta puede que la mayoría percibe un cambio y seguimos en silencio esperándolo. ¿Es la clase social de intelectuales o manuales, los que con su intelecto o sus manos producen toda la riqueza del mundo? Admitimos que nunca habíamos visto el problema desde esta perspectiva, pero parece que ahora comienza a tener sentido y que no tiene porque no ser viable.

"Ni capitalismo corporativo, ni socialismo estalinista, sí a una tierra de hombres libres y organizados alrededor de las garantías de su bien personal y del bien común, sin amos ni esclavos". ¿Una utopía?... Puede ser, pero pareciera que el mundo no vería con desagrado el ir construyendo ese tipo de sociedad. Sepamos que ya autores andan en esa dirección, es el caso de Sousa Santos, habla de una sociología de las emergencias, Lawrence Lessig, habla de la Cultura libre; Toffler, la revolución digital y la revolución de las comunicaciones, como la singularidad tecnológica y en Venezuela, quien suscribe propone el modelo del "Estado Psicosocial". Esto denota las posibilidades cada vez más amplias y palpables de una nueva sociedad.

JOSÉ PONS