Síguenos en: Menu

¡Cuidado!


Junio 15, 2015

"Cuando el fanatismo ha gangrenado el cerebro, la enfermedad es casi incurable." Voltaire.

El vacío de liderazgo en Venezuela comienza a preocupar a historiadores, científicos sociales y dirigentes políticos en distintas partes del mundo que ven en esa ausencia la dificultad de encontrar salidas a los problemas que actualmente afectan la vida del país. Cometer errores y tomar malas decisiones es parte del crecimiento. Pero si no estás aprendiendo de ello, entonces no estás creciendo. A esta sentencia anónima que corre por las redes sociales hay que ponerle atención. El camino hacia la democracia y la libertad se nos ha hecho muy largo y escabroso.

Hemos cometido muchos errores y ya el pueblo luce inquieto e impaciente y decide actuar por su cuenta. La jornada del sábado pasado es para alegrarse, pero no para ufanarse. La gente respondió y está haciendo lo que cree que hay que hacer, pasando por encima de algunos dirigentes que lucen desgastados. Pero, ¡cuidado!, ese evento no debe servir para armar una trinchera de fanáticos anti-MUD, ni para pavonear la arrogancia y la altivez de algunos desesperados.

La Mesa de la Unidad Democrática, como ayer lo fue la Coordinadora Democrática, han sido mecanismos de convergencia de partidos, asociaciones, e instituciones gremiales creados para discutir estrategias y lograr acuerdos para la acción. Si hoy ese ensayo de unidad que es la MUD no nos satisface, es necesario crear otro órgano que permita aglutinar a todas las expresiones de la oposición democrática, más equitativo en las formas de participación, sin chantajes, con claridad de visión, más coherente y mucho más cohesionado. Pensemos que en los actuales momentos ningún actor político por sí solo está en capacidad de garantizar los resultados políticos deseados por esa gran mayoría que ha demostrado madurez, sensatez y valentía.

En una ocasión alguien me envió un mensaje que hoy quiero reenviar a todos los que tienen responsabilidad de conducción: "Dios no elige a los preparados, Dios prepara a los elegidos"; creo que Dios está preparando a los venezolanos para ejercer un liderazgo colectivo que enrumbe nuevamente al país por senderos de progreso, porque aquí nos necesitamos todos, porque hay que reconstruirlo todo. Venezuela debe seguir siendo un país de oportunidades, donde las esperanzas se logren y los sueños se hagan realidad. Que a todos los ciudadanos nos guíe el valor y pensando en nuestros valores para tener con orgullo un país fortalecido material y moralmente; para tener una Nación, para tener una Patria.

Neuro J. Villalobos Rincón
nevillarin@gmail.com