Síguenos en: Menu

Cuba o Usa ¿Quién ganó?


Agosto 19, 2015

Después de 54 años de una contienda verbal, y amagos de agresión, nuevamente los gringos vuelven a la isla; pero esta vez con millones de dólares, para invertir con borrón y cuenta nueva olvidando el pasado de expropiaciones y hasta un intento de guerra nuclear. Por su parte los dueños del poder eterno, los Castro, abren sus brazos para saludar a quienes los humillaron y hambrearon según sus palabras. La juventud aleccionada en revolución, sin embargo ofrenda barras y estrellas en señal de bienvenida con su vestimenta a pesar del escepticismo de las autoridades.

¡TIEMPO DE BUCOS!… DEDO EN LA LLAGA… Aristóteles Soto. La bahía de Cochinos fue la historia que sanciono a Kennedy cuando la CIA apoyo los anticastristas para recuperar la isla y luego echo hacia atrás el apoyo logístico de guerra y pertrechos dejándolos solos a merced del tirano y atrapados como conejos por la superioridad de equipo bélico. Después de tantos años… QUIEN GANO: ¿USA O CUBA? Una historia sin fin, donde un afroamericano, Obama, logro lo imposible recordando las palabras de Fidel en el 73, quien dijo que cuando un negro gobernara a USA y hubiese un papa latino, su país dialogaría.
¿Grandes interrogantes? se tejen ahora, sobre el destino de los millones de cubanos que viven en la Florida y se preguntan si continuarán con derechos otorgados en la ley de ajuste cubana o eliminaran ese privilegio. ¿Que ocurrirá con nuestros compatriotas? ¿Tendrán mejores oportunidades en esa nación y que hará Maduro en sus discursos de odio, cuando sus aliados lo abandonaron? Asimismo ¿La actitud de cubanos norteamericanos, contra sus paisanos y venezolanos que abandonaron su tierra por la imposición de ideas totalitarias socialista ¿se enfrentara por el lograr el sueño americano a su manera?

Desde ya se sabe que cubanos establecidos en Florida, comparten negocios con los nuevos bolibuqueses chavistas con grandes sumas, mientras el pueblo venezolano se consume en la depresión por el asalto a sus finanzas. En el mundo del capitalismo, el dinero es el Dios y olvida las atrocidades cometidas, aquí se puede observar claramente al perdonar todos los excesos, convitriendlos en bucos.
Entretanto, mientras nuestra clase media escapada, arropa el mercado de los oficios viles en ese país, como sirvientes del primer mundo. El Secretario de Estado, John Kerry, izo la bandera de barras y estrellas este fin de semana en suelo cubano, aunque nunca se dejo de hacerlo en Guantamano territorio exclusivo de USA después de la liberación de España.

Aplausos y miles de fotos históricas pusieron fin a una distensión que abre otro escenario. El discurso de este fue relacionado con los Derechos Humanos ¿vendrá la democracia a Cuba? ¿Invertirán los empresarios en un lugar donde las garantías desaparecieron? Los inversores medirán el riesgo en números y no en violaciones de los derechos humanos en la propia isla. Esas preguntas serán respondidas con el tiempo.
Nadie menciona a Fidel en este momento histórico, salvo algunas caricaturas que muestra a Raúl escondiendo una botella de Coca Cola, mientras visita a su hermano, el cual esta postrado en una cama sin caminar y por obra y gracia de sus ayudantes escribe y da consejos como Chávez en su coma. Fotografías trucadas con la presencia de Evo y Maduro, que se prestan a la farsa, aparecieron por su cumpleaños 89 en medio de este jolgorio y donde ahora quieren realzar su vaticino cuando dijo en 1973: "Estados Unidos dialogará con Cuba cuando tenga un presidente negro y haya un Papa latinoamericano".

Por aquel entonces era imposible pensar que un negro podía llegar a ser presidente de EEUU y tampoco parecía muy razonable que un latinoamericano fuera elegido Papa, lo cual fue una mofa, pero el destino cambio el mundo, menos en la isla aferrada a un proyecto personalista y tirano que toma por sorpresa a los radicales comunistas. Los analistas parcializados con su corriente de uno u otro bando diran, Cuba tenía razón en su lucha y logro la victoria, empero para los contrarios USA, fue el ganador. Para ambos solo tenemos una muestra recogida del pueblo, su juventud se atrevió a colocarse la bandera de barra y estrellas en el pecho con franelas y en pantalones lo que demuestra que hay una población inconforme en la juventud rebelde de siempre a pesar de la cartilla diaria de aleccionamiento impuesta por el socialismo y por ello revivimos un cuento del pasado.

¿Quien te da de comer, Dios o Fidel? el mismo fue narrado a los párvulos cuando el dictador sátrapa llego a un colegio y pidió a los niños que cerraran sus ojos y pidieran un deseo el cual se materializará pidiéndolo a Dios, lo hicieron en viva voz… Dios, dame un juguete, volvían de nuevo y nada. Luego un adlátere expresó pídanlo a Fidel y por magia al abrir sus ojos encontraban su regalo, para que ahora estos después de muchos años adoctrinados se coloquen la bandera enemiga de su pueblo, eso pudiera definir el ganador de este pugilato en forma objetiva.
Otra preocupación en Florida y en la propia isla, es el destino de la ley de ajuste instituida en el 66 donde los cubanos tienen protecciones privilegiadas al amparo en leyes de inmigración. Los nacionales de ese país, son los únicos en el hemisferio occidental a quienes leyes norteamericanas conceden la definición de refugiados debido a su situación política. Esto quiere decir que una vez que tocan suelo norteamericano no pueden ser deportados a Cuba y se les otorga la oportunidad de efectuar un ajuste de status para obtener la residencia legal permanente.
Conforme a esta ley de ajuste cubano, cualquier nacional o pariente inmediato (cónyuge, padres o hijos) puede solicitar un status para obtener la residencia permanente un año después de haber sido inspeccionado, o admitido bajo libertad condicional a los EE.UU. Esto se conoce como la ley de los pies secos, pues si alguno logra tocar suelo americano no puede ser enviado de regreso. Los cónyuges e hijos o hijastros menores de los nacionales de Cuba se pueden acoger al ajuste cubano aún cuando no sean nacionales de Cuba siempre y cuando residan juntos bajo un mismo techo.
Por los momentos, los viajes a la isla salen de Miami y permitan el reencuentro de familiares, y de paso demostrar a los propios norteamericanos la condición de atraso que tienen en la misma, como una vuelta al pasado en campaña progandistica. Lentamente el turismo, se incrementa mientras en la isla se organizan para promocionar microempresas para atender a los exploradores.

Aunque ninguno de los anuncios significa la terminación ipso facto de la política tradicional del embargo) todos interpretan el actual acercamiento como el principio del fin de las hostilidades entre las dos naciones y la bonanza. El tiempo medirá estas acciones, ya que los inversionistas, andarán con cautela pese a las expectativas en la isla.

Nadie sabe a ciencia cierta qué cambiará a partir de ahora para los cubanos, sobre todo para los más humildes (que no palpan aún el resultado de las transformaciones en la economía nacional), pero saben que un cambio mayor echó a andar; uno sin precedentes en los últimos 50 años, que podría conducir a Cuba hacia el siglo en que se vive. Hay otras respuestas como la salida de Cuba de la lista de países que apoyan el terrorismo, una inclusión que tiene razones más políticas que concretas. Tal cual como se acordó, pero otros protestan porque los culpables del destierro ahora nunca pagaran sus crímenes. Por cierto, algo que no se menciona empero a la larga saldrá a la luz pública, es como harán los cubanos que obtuvieron visa venezolana otorgada por nuestro régimen para acogerse a las nuevas oportunidades que se ofrece a su original ciudadanía.

La historia apenas comienza, para un país que vivió más de 50 años en el ostracismo en constante violación a los derechos civiles y el cual fue transmitido a nuestro país Venezuela que vive momentos dramáticos de desabastecimiento sin tener un bloqueo, por las ideas sin sentido de un grupo de nuevos tiranos. La última pregunta espera respuesta, ¿Qué pasara, ahora con nuestros compatriotas en suelo americano? ¿Se apertura una nueva nación con los mismos derechos de los cubanos con los nuestros?

Aristoteles Soto Ortega