Síguenos en: Menu

Cristo – Mesías


Diciembre 23, 2014

El tema de este domingo sirve para reflexionar sobre la misión del Cristo, el Mesías, encarnación del Amor. Señala John White, escritor británico especialista en temas sobre conciencia y evolución espiritual en un ensayo suyo intitulado "Jesús, la evolución y el futuro de la humanidad", que la palabra Cristo, que en arameo (idioma materno de Jesús) es "M'shekha", del cual procede el término Mesías, es un título, un grado, no un último nombre, su apellido ni nada que se le parezca. Que ese grado aunque se ha traducido" de manera convencional como "ungido", realmente significa "perfecto", iluminado y también "forma ideal de humanidad". Dice White: "Así, Jesús fue una persona histórica, un devenir humano; pero Cristo, el Crestos, es un estado transpersonal eterno de ser al que nosotros tenemos que llegar algún día."

En este orden de ideas, White entiende y de ese modo coincide plenamente con todas las escuelas espirituales y misteriosóficas occidentales, en el sentido de que cuando la humanidad entera se haga consciente de que todos somos dioses encarnados, nacerá el hombre nuevo espiritual lleno de virtudes y amor Cristo quiso más que la gente lo adorara, que lo siguiera con su ejemplo; que siguiera sus pasos, aprendiera de él con su referencia: llamó al hombre a vivir una vida de servicio desinteresado centrada en Dios y compasivo con el mundo y el prójimo. Jesús encarnó ese extremadamente elevado grado cósmico del Cristo, en una misión trascedental que enseñara a la humanidad el "amaos los unos a los otros", explayando el amor y perdonando.

White agrega: "El reino según lo enseñara Jesús, está dentro de nosotros. La divinidad es nuestro derecho de nacimiento, nuestra herencia y por ello es deber insoslayable que la humanidad termine por despertar, amando y cambiando su comportamiento, su manera de ser y se arrepintiera. El primer paso en la dirección correcta dentro de esa magna tarea, es despertar conciencialmente y convertirse para ser hacedores del bien y de la justicia, la rectitud (honestidad) y la solidaridad. "Convertíos" tiene un alcance metafísico derivado de la palabra aramea "tob" que Jesús utilizó, la cual quiere decir "volver", refluír "en Dios", es decir, transcender el ego centrado en sí mismo y volverse una persona centrada en Dios. Esta es la clave esencial de la liberación del sufrimiento que abate a la humanidad ¡¡Felices Pascuas para Venezuela y la humanidad entera!!

Kaled Yorde