Síguenos en: Menu

Controles y escasez


Febrero 26, 2014

En los últimos 13 años hasta 2013, nuestra economía en términos reales ha crecido en promedio por debajo de la tasa vegetativa de la población (nos estamos empobreciendo a pesar de los elevados precios del petróleo) implicando esto que la economía viene decreciendo en relación al crecimiento de la población. Este comportamiento de la economía se ha agravado desde la aplicación del control de cambio que genera retardos en la adquisición de insumos productivos para la agricultura, la industria y los servicios, incrementándose los costos de producción y por ende los precios. Es tan así que en el lapso 1999- 2002 el promedio de inflación fue de un 18%, mientras en el lapso 2002- 2012 es superior al 23%. El año pasado tuvimos una estanflación (estancamiento con alta inflación), la economía cerró el 2013 con un crecimiento de 1.3% y una inflación de 56.2%

El control cambiario existe desde Marzo de 2003. Un gobierno como el actual está entrampado al no poder desmontar este control, sería inminente la fuga de capitales debido a la desconfianza, las amenazas a la propiedad, así como las expoliaciones y confiscaciones de empresas, además de que el propio gobierno propicia la fuga al emitir bonos en moneda extranjera y las expropiaciones a empresas extranjeras que tiene que indemnizar en dólares. El control cambiario lleva 12 años, lapso demasiado largo, facilitando la formación de mafias que han cometido fraudes con empresas fantasmas, sobrefacturaciones e importaciones no realizadas, pero si recibieron los dólares.

Los controles de precios no han sido eficaces en ninguna parte del mundo y menos en una economía como la nuestra en la cual se está destruyendo el aparato productivo privado con erráticas políticas económicas (desorden fiscal y monetario) acompañadas de amenazas a la propiedad privada y la concreción en estatizaciones que insisten en continuar. Este aspecto se agrava con la Ley de Costos y Precios Justos, generándose retardos en el ajuste de precios y por ende disminución de la producción, de la calidad y escasez. La escasez trae consigo aumentos de precios, afectándose el consumidor final. Al bajar la producción como viene sucediendo con varios alimentos, se incrementan las importaciones, por eso hoy somos más dependientes de las importaciones y del petróleo, más de 95% de nuestras exportaciones es petróleo y derivados. Todos los países del mundo que han intentado atacar la inflación con controles de precios y de cambio han fracasado. La inflación se combate con producción, productividad, competitividad y disciplina fiscal y monetaria.

Rafael Piña Pérez
Presidente de la Academia de Ciencias Económicas del Estado Zulia.

pprafael1912@hotmail.com