Síguenos en: Menu

Condiciones para invertir


Julio 30, 2014

En el artículo anterior, se indicó que para crecer la economía hay que invertir siendo una condición sine qua non. Con el crecimiento de la economía se incrementa la capacidad de inversión, la renta fiscal y por ende la riqueza para distribuir entre los habitantes de la sociedad. Cuanto más se avanza en la producción y en la competitividad, mayor calidad y mejores precios para la sociedad toda. De allí que cuando una economía se estanca o crece por debajo del crecimiento vegetativo de la población, se incrementa la escasez, baja la calidad y los precios con tendencia a subir. Inflación, escasez y mala calidad de los productos van de la mano en una economía estancada o en decrecimiento. La inflación se combate con producción y productividad y ésta a su vez se logra en condiciones que estimulen la inversión.

Para que la inversión como fuerza motora del crecimiento y del desarrollo sea sostenible y ascendente requiere de varias condiciones entre las cuales está el derecho y respeto de la propiedad privada, la estabilidad política, sana administración de justicia, reglas transparentes en las áreas económicas de competencia tanto para el sector público como para el sector privado. A su vez dentro del ámbito de acción del sector público y el sector privado es menester que aguas abajo en la explotación de los recursos naturales sea asignada al sector privado, mientras aguas arriba en algunos sectores considerados claves y estratégicos por la sociedad puede ser asignada al sector público o en asociación con el capital privado . La agricultura y la agroindustria debe ser asignada al sector privado.

En Venezuela tenemos una economía mixta, particularmente desde 1975 con la nacionalización de la industria petrolera y de las empresas básicas de Guayana. La industria petrolera genera más del 90% de las divisas y más del 70% del presupuesto nacional. No es necesario que el Estado siga absorbiendo actividades económicas mediante expropiaciones y expoliaciones que luego pasan pronto a engrosar las filas de empresas deficientes o simplemente cerradas. La experiencia del siglo XX y lo que va del siglo XXI es elocuente que en todos aquellos países cuyos Estados han manejado totalmente la economía han fracasado con bajas productividades, escasez y mala calidad de los productos. Para que Venezuela reasuma la senda de la inversión, del crecimiento y del desarrollo económico debe alejarse de un sistema improductivo como el socialismo estatista que no tiene viabilidad en ninguna parte del mundo. Se requiere recuperar la confianza y garantizar la propiedad privada para que haya inversión tanto nacional como extranjera, se requiere además disciplinar el gasto público, sincerar la paridad cambiaria y recuperar la autonomía plena del BCV para regular la liquidez y enfrentar la inflación.

Rafael Piña Pérez
Presidente de la Academia de Ciencias Económicas del Estado Zulia.
pprafael1912@hotmail.com