Síguenos en: Menu

Cómplices y socios


Agosto 17, 2015

Víctor Hugo, el renombrado novelista francés del Siglo XVIII, en una ocasión escribió: "Entre un gobierno corrupto y un pueblo que lo consciente, hay una cierta complicidad vergonzosa". Esta experiencia retrata el nítido perfil de los que en la Venezuela desprestigiada y arruinada moral y económicamente, la tienen secuestrada, fungiendo de gobernantes. En este país de cómplices que solo buscan su bienestar personal y amasar fortunas por encima del bienestar común. El único y verdadero culpable de la tragedia que nos agobia, (una catástrofe sin precedentes en la historia patria), lo es, sin lugar a dudas, el difunto caudillo Hugo Chávez y sus sucesores, la dupla Maduro-Cabello a la cabeza y demás cómplices. Las resultas de la implementación del marxismo en este país, están ya a la vista: El desmembramiento de la institucionalidad y la democracia, el reinado del saqueo del Erario Nacional, la impunidad absoluta, amén a la aplicación de una Constitución paralela que denominan "Plan de la Patria".

Existen los llamados Poderes Populares y sus Ministerios que actúan coordinadamente en defensa del Poder Ejecutivo, quienes cohonestan sus abusos y justifican todas y cada una de sus tropelías.Ello ocurre con dos propósitos fundamentales: 1) Permitir que los hermanos Castro y la Revolución Cubana se chupen el erario de la Nación a costillas de las ingentes necesidades del pueblo venezolano que languidece en la miseria; y 2) Enriquecerse el cogollo a toda costa y de manera obscena. Por ello la sociedad de cómplices (militares, diputados, Fiscalía, Defensoría del Pueblo, Conatel, Contraloría, el TSJ, (el organismo que propicia y avala toda la injusticia), trabajan hombro a hombro para así poder mantener a Nicolás y a Diosdado en el Poder, por encima de todo y a como dé lugar.

Y entonces, ante la pasividad de la gente de a pie --que es la que más sufre, pasa hambre y necesidades--,unido esto a la indiferencia de muchos sectores de la clase media baja, media-media y media alta, bien por acción o bien por omisión y bajo la consigna de "dejar hacer, dejar pasar", se hace presente la crisis, mirando los cómplices hacia otro lado como si nada estuviera ocurriendo. No se dan cuenta que su indiferencia e irresponsabilidad atornillan a la dupla siniestra Maduro-Cabello en el poder.
En cuanto a los militares, por un lado, ejercen el enfermizo militarismo que caracteriza a todos los pueblos subdesarrollados y carentes de conciencia democrática; y por el otro, se benefician con las incalculables prebendas y el enriquecimiento ilícito que produce el contrabando.

Al componente que integra la sociedad de cómplices, habrá que recordarles que el caos y la quiebra económica y moral del país, afecta por igual a moros y cristianos. Cuando la historia los juzgue, el veredicto es único: Cómplices!.

Kaled Yorde