Síguenos en: Menu

¡Cómo vencer a la guerra económica!


Abril 09, 2015

Si de verdad existiera una guerra económica, tendríamos que admitir que el gobierno la está perdiendo, esto porque jamás en nuestro país había existido los niveles de desabastecimiento y escasez, que estamos padeciendo. Se estima que en el área metropolitana ya alcanza el 57 por ciento, en productos subsidiados de la cesta básica, es de suponer que en el interior del país esta cifra es superada con creces por la política gubernamental de darle atención prioritaria a los centros de abastecimiento de la capital. En cuanto los niveles de inflación, se estima de manera extraoficial que en enero y febrero ya alcanzo un acumulado del 21 por ciento.

Sin embargo, si se quisiera de verdad vencer este inexistente conflicto, debería empezarse por abandonar la política cambiaria que establece la multiplicidad de tasas de cambio, e ir hacia una tasa única que exprese la productividad de nuestro aparato productivo, particularmente la industria, la agricultura y el sector exportador, para poder competir en buena lid con las importaciones. Debe reorientarse a lo interno, el ahorro en divisas, que supone la disminución de las importaciones, que deben orientarse hacia estimular el aparato productivo nacional. Se debe revisar exhaustivamente el presupuesto público, incluyendo el gasto militar, partiendo de la premisa – que debemos prepararnos para la paz, no para enfrentar ningún conflicto bélico- y debemos eliminar en su totalidad todos los gastos superfluos.

Debe cesar el financiamiento monetario del déficit fiscal e impedir que el BCV siga imprimiendo dinero inorgánico, que exacerba la inflación. También, tendremos que ajustar todos los acuerdos de solidaridad energética, no se puede seguir posponiendo el cobro de la factura petrolera con intereses irrisorios a 20 y 25 años, no se trata de eliminar estos acuerdos sino más bien reducir los plazos de pago del 50 por ciento de la factura petrolera, a no más de 90 o 120 días. Eso creemos.


Alfredo Gordon